Blogia
Trapera

'La Maleta'

(por magacín66)

La añoranza me llevó hace unas semanas al concierto de Conocidos íntimos, un proyecto musical formado por antiguos componentes de las formaciones canarias Taburiente (La Palma) y Taller canario de canción (Tenerife): Alberto Méndez, Luisa Machado, Rogelio Botanz y Andrés Molina, junto a Eva de Goñi.

Bajo la dirección musical y artística de Méndez, el concierto se dividió en cuatro partes. En las tres primeras, cada uno de los diferentes componentes iban presentando sus últimas canciones que, por orden, fueron: Rogelio Botanz, Luisa Machado y Eva y Andrés. En la cuarta parte, todos juntos hicieron un repaso, para el recuerdo, de algunas de las canciones de Taburiente y de Taller.

Creo que lo mejor del concierto se guardó para esta última parte, donde sonaron algunos clásicos de la formación palmera como ‘Canto del agua’ o ‘Viento sur’. De entre los temas del Taller sonaron ‘Con pinta de tipo que busca heroína’, ‘Garaldea’ y ‘La maleta’, el gran clásico de esta formación.

A la salida del concierto adquirí el disco y hace unos días volví a escucharlo. La nueva y acertada versión musical de ‘La maleta’, con nuevo ritmo, sin percusión canaria y con mayor protagonismo de la guitarra eléctrica y la batería, me trajo muchos recuerdos de los conciertos del Taller que disfruté hace años.

La canción está escrita por dos canarios nacidos en la Península. El conocidísimo poema es obra de Pedro Lezcano y su música de Rogelio Botanz...

- - -



LA MALETA
Yo tengo preparada la maleta. Una maleta grande,
de madera.
La que mi abuelo se llevó a la Habana;
mi padre, a Venezuela.
La tengo preparada: cuatro fotos,
una escudilla blanca, una batea,
un libro de Galdós y una camisa
casi nueva.
La tengo ya cerrada y, rodeándola,
un hilo de pitera.
Ha servido de todo: como banco
de viajar en cubierta,
y como mesa y, si me pauran muhco,
como ataúd me han de enterrar en ella.

Yo no sé donde voy a echar raíces.
Ya las eché en la aldea.
Dejé el arado y el cuchillo grande,
las cuatro fanegadas de mi vieja.
...¡La hostelería es buena! - me dijeron.
Y cogí la bandeja.
"Sí señor, no señor, lo que usted mande,
servida está la mesa"...
Yo por vivir entre los míos hago
lo que sea.
Vi las mujeres pálidas del norte
arrebatarse como hogueras,
y llevarse las caras como platos
de mojo con morena,
tanto que aquí no dejan ni rubor
para tener vergüenza.
Vi vender nuestras costas en negocios
que no hay quién los entienda:
vendía un alemán, compraba un sueco
¡y lo que se vendía era mi tierra!

Pero no importa. Me quedé plantado.
Aquí nací, de aquí nadie me echa.
Hasta que el otro día lo he sabido,
y he hecho de nuevo la maleta.
Ha sabido que pronto
van a venir de afuera
técnicos en alambrar los horizontes,
de encadenar la arena,
de hacer nidos de muerte en nuestras fincas,
de emponzoñar el aire y la marea,
de cambiar nuestros timples por tambores,
las isas por arengas,
las palabras de amor por ultimátums,
por tumbas las acequias...

Si se instalan los técnicos del odio
sobre nuestras laderas,
los niños africanos, desvelados
bajo la lona de sus tiendas,
mirarán con horror las siete islas,
no como siete estrellas,
sino como las siete plagas bíblicas,
las siete calaveras
desde donde su muerte y nuestra muerte
indefectiblemente se proyectan.

Yo por mi parte
cojo la maleta.
La maleta que el viejo
se llevó a las Américas
en un barquillo de dos proas.
¡Qué valientes barquillas atuneras!
Tienen dos proas, una a cada lado,
para que nunca retrocedan.
Vayan donde vayan siempre avanzan.
¿Quién dijo popa? ¡Avance a toda vela!
...Y yo ¿voy a quedarme reculando?
¿Voy a dejar que crezca
sobre la tierra mía
toda la mala hierba?
¿Voy a volver la espalda al forastero
que vendrá con sus máquinas de guerra
para ensuciar de herrumbre las auroras,
de miedo las conciencias?
Pensándolo mejor, voy a sacar
de la vieja maleta
el libro, la camisa, la escudilla,
la batea...
Voy a pintar y barnizar de nuevo
su gastada madera,
voy a quitarle el hilo y a ponerle
la cerradura nueva.
Y con ella vacía
me acercaré a La Isleta,
y al primer forastero de la muerte
que llegue a pisar tierra
se la regalo, para siempre suya,
y que la use y nunca la devuelva.
¡No quiero más maletas en la historia
de la insular miseria!
Ellos, ellos,
que cojan ellos la maleta
Los invasores de la paz canaria,
que cojan la maleta.
Los que venden la tierra que no es suya,
que cojan la maleta.
Los que ponen la muerte en el futuro,
que cogan la maleta.
Que cojan la maleta,
¡que cojan para siempre la maleta!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

beli -

Primera vez q visito esta pagina,estoy encantada.Volveré,saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres