Blogia
Trapera

Algunas notas a propósito de "Yo y Tú", de Martin Buber

(por Agustín Bethencourt)

Este pequeño texto no pretende otra cosa que compartir, al hilo de la lectura aún no finalizada, el regocijo que me está suponiendo ponerme por primera vez en contacto con el texto de Martin Buber cuyo título aparece en el encabezado.

El filósofo judío de habla alemana nos dejó escritas algunas reflexiones en contra de lo que podríamos llamar “el falso mito de la objetividad” que me parecen de un valor casi inconmensurable.

Una de las ideas que atraviesa todo el libro –repito, hasta donde lo he leído- es la de RELACIÓN. De este modo, todo el mundo que nos rodea, el tangible de los objetos y el intangible de las palabras, se nos vuelve mundo vivo en relación. Nosotros pasamos a estar en relación con ese mundo no como sujetos racionales y enjuiciadores, sino como entes en permanente relación, en permanente diálogo.

De este modo, la supuesta objetividad científica queda en entredicho ante la imposible convivencia de un Yo autónoma racional y de un Yo en permanente diálogo con un mundo no objetivado.

Las categoría gramatical de persona se convierte a la luz de la lectura de “Yo y Tú” en una categoría filosófica de difícil sustitución. Frente a la relación “Yo-Ello” que parece imponernos la civilización tecnocrática, aparece el aire fresco de la relación “Yo-Tú”, en donde la segunda persona abarca todo ente relacional (humano y no humano, material e inmaterial).
Pequeños apuntes con los que he pretendido compartir minutos de plenitud en la lectura.
Hasta pronto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

20 comentarios

Elena -

Aqui no me consta que se haya dado noticia alguna resopecto a lo que comentas. Aqui nos desayunamos con los niños "apresados" en su primer dia de cole... ya nos contarás!

hideyoshi -

que pasó en el metro?aún no he visto las noticias. Me alegro de que esten bien.

Bethencourt -

Este comentario no tiene nada que ver con el texto precedente.
Como Elena preguntó el otro día por lo de los aviones y hoy nos hemos desayunado con una canallada en el metro, quiero solamente decirles que Rizhskaya, la estación de la desgracia, está muy lejos de casa.
Gracias por preocuparse por uno y un abrazo.

Hideyoshi(3) -

Asimismo a toda la gente que puedo le animo a conectarse. Lo de los plazos, yo no me los marco y el objetivo sí.....que creemos un foro alternativo de debate, que se hable con libertad de temas que nos toca, enriquecernos con cosas que no sabemos y no saber sólo lo que se debe saber...desuniformizar la información(aunque sea en un ambito de momento pequeño) y darle otro colorido. Un Abrazo fuerte, Bethencourt

Hideyoshi(2) -

Lo que me parece muy interesante es la serie de preguntas que nos planteas...Cuando Philippe, Elena y Jose me llevaron a la primera reunión y me dijeron el nombre TRAPERA, me encanto pues esta compuesta por muchas partes diferentes, pero que se complementan a la vez creando un espacio lleno de colorido...creo ciertamente que desde nuestros artículos, debates,etc...hemos conseguido entre todos(visitantes, amigos, miembros,...)exactamente eso llenar un espacio con unos contenidos muy, muy variados, con unas opiniones más variadas aún, con unos intereses muy diversos y unas formas de ver las cosas más diversas aún....llenando ese colorido del que antes hablaba. Lo bueno es que nos une ese, yo no diría afán sino hambre de conocimiento de abrirnos, ese interés humanista por aprender de todo, de todos, de ver cosas nuevas y de discutir. La segunda pregunta, de que forma pensamos llegar a la gente? desde que decidimos darle periocidad(cumplida con mayor o menor exactitud)a nuestros artículos has visto que esto ha crecido(que sé que te ha ilusionado tanto comoa mi) y ahora lo que debemos hacer es intentar dar a conocer la página...como si es de boca en boca...yo no sé si es correcto o no pero muchos artículo de ustedes los utilizaré en clase y les invitaré a esta página, al igual que desde mi primer año en el cole les invité a otras que tambien consideraba alternativas y enriquecedoras.

Hideyoshi -

Acabo de ver el rapapolvo que me has pegado y la vuelta del otro y aombradito me dejas.... No sé Bethencourt, si me conocieras sabrias que más que desdeñarme soy un poco "echao pa´lante", lo de analfabestia pues que quieres que te diga lo dije sin ningunaa intención específica...yo no sé hablar alemán, pero seguro que sé más de `rehistoria de Canarias que muchos...cada uno con lo suyo. Siempre he sido muy conscientes de mis limitaciones, pero sí las digo abiertamente no es por sentirme inferior(en cuyo caso las escondería ¿no?) sino por seguridad en mis puntos fuertes, que los tengo como todos. Lo otro es mi forma de escribir y expresarme, creo que los demás analisis no son acertados(no lo mires mal, sino lee esto imaginando que te lo dice alguien con una sonrisa dibujada en la cara)

Philippe -

Mucho me recuerdan querido Bethencourt tus preguntas planteadas a ciertas teorías de la comunicación y de la traducción, no muy afines a Buber, por cierto. ¿No tratamos un poco ahí el acontecimiento de la comunicación como un objeto? No digo que no programemos un sentido, ¿pero no te parece que ya está actuando fuerte en todo lo que estamos escribiendo? Despertar, salir de una situación social de bloqueo hacia una vida comunicada, hacer la nueva comunicación misma, ¿no es estar ya en camino? Ya sabes, busco tres pies al gato para que el debate no pare, y para eso no hacen falta abogados del diablo... Un abrazo, Agustinus

Bethencourt (2) -

Después de mi último comentario -y antes de sentarme a escribir este- me he planteado varias veces si no estaré sacando las cosas un poco de quicio.
La respuesta que me he dado a mí mismo después de haberlo reflexionado es que me tomo muy en serio todo esto.
Es muy posible que la distancia y la falta de contacto personal añadan incertidumbre a temas que quizá ya han sido debatidos. No lo sé.
En cualquier caso, y ante la imposibilidad de hablar de todo esto personalmente, propongo un debate abierto (esto creo que no sólo no es malo sino todo lo contrario) entre los participantes (redactores y colaboradores) de Trapera sobre los siguientes puntos (ampliables, por supuesto):

1. ¿A quién queremos llegar con nuestros artículos?
2. ¿Cómo pensamos hacerlo?
3. ¿En qué plazos?
4. ¿Con qué objetivos?

Sin más me despido no sin antes disculparme si he molestado a alguien -y en concreto a Hideyoshi, a quien aprecio sinceramente, a pesar de no conocerlo personalmente- por el tono de mi anterior comentario.

Un abrazo para todos.

Bethencourt -

Con respecto a mi último comentario:
Leyéndolo 24 horas después veo que hay en él un tono de dureza que parece ir dirigido exclusivamente a Hideyoshi. Y es esto lo que me gustaría aclarar: mi última intención es herir a nadie.
Lo cierto es que cada uno de nosotros tiene su propio estilo de escritura (como quedó de manifiesto en el extenso debate en torno al último texto de Yupanqui) y que eso, en mi opinión, enriquece nuestra página.
Otra cosa es a quién queramos hacer llegar nuestro proyecto (De eso se ha hablado ya en algún comentario, y quizá también en algunas de las reuniones del grupo a las que, como todos saben, me veo imposibilitado a asistir).
Si nuestra bitácora tiene como objetivo último ser un lugar de encuentro para un grupo reducido de personas, entonces mi último comentario está fuera de lugar, pues cada uno puede expresarse como le dé la gana (sic) y no se hable más.
Ahora bien, si el objetivo de nuestro red de expresión es llegar a cada vez más gente, entonces (y eso es lo que pretendía hacer llegar a TODOS, y en primer lugar recordármelo a mí mismo)creo que debemos ser más respetuosos con nuestros diferentes estilos (tema del que se habló en el referido debate yupanquiano) y, también, con nuestros lectores. Digo esto último, ahora sí -en concreto- por los adjetivos con los que se autocalificaba Hideyoshi en su último comentario.

perera -

A Magacin66. El local del que hablo está en una calle paralela a Tomás Morales, por la parte de abajo, hacia la Avenida Marítima. Situados en El Obelisco, está en el tramo que va desde él hacia el antiguo Hospital de El Pino. Y si no me equivoco, esta es la dirección: c/ Matías Padrón nº 26, esquina Aguadulce 42. Teléfono (por si acaso: horario, etc.): 928242100.

Bethencourt -

Me temo que será poco lo que pueda decir salvo lo que ya está publicado.
En cualquier caso, aquí va lo que se ha dicho hasta el momento:
Al menos uno de los dos aviones fue derribado por terroristas. Todo parece indicar que se trata de un grupo fundamentalista ligado al Al-Quaeda.
Por lo demás, continúan las investigaciones.

Por lo que respecta a la vida cotidiana, aquí no se nota nada. Moscú está semivacío: aún la mayoría de la gente no ha regresado de las vacaciones. En donde sí que se nota es en los aeropuertos. El Ministerio del Interior se ha hecho cargo de los registros de equipaje y ahora duran cerca de una hora (por persona). Es algo que se comprende y se agradece en las actuales circunstancias.
Es todo lo que puedo decir por ahora.
Un abrazo.

Elena -

No es una opinión acerca de este artículo, es una petición: ¿podrías dar una informción desde ahí de lo de los aviones? Simplemente por contrastar la que nos llega y además porque seguro que tienes comentarios y viviencias que a nosotros no nos las pueden transmitir los informativos ni los periódicos. Gracias

Bethencourt -

Si te soy sincero, hay determinadas "bromas" que no entiendo.
Y no entiendo (ni comparto, ni me hace ninguna gracia) que la gente se infravalore (ni siquiera "de broma").
No creo que nadie sea un analfabeto, ni un bestia por hablar sólo su lengua materna.
Tampoco creo (ni tú tampoco lo crees: ¿para qué hacer "gracia" con esos comentarios?)que hablas mal el idioma que mamaste de tu madre y en el que escribes artículos tan interesantes.

Creo sinceramente que tenemos un equipo de redacción y un grupo de colaboradores fuera de lo común con pedagogos, historiadores, filólogos, traductores, filósofos, investigadores...
¿Entonces por qué ese interés en darle a los comentarios un tono de gracia por lo poco que sé yo o lo mucho que parece que saben algunos?
Aquí todos estamos al mismo nivel. Seamos consecuentes con ello. Esto es también una responsabilidad.

Hideyoshi -

¡qué raro! ¿Philippe nombrando a Alemania y a Dostoyevski? jejeje. Ahoraen serio, un artículo iluminador pues desde cualquier parcela cientifica (tanto de las llamadas puras como de las sociales) este mito de la objetividad es algo muy discutido y la verdad es que los apuntes dados los tendré en cuenta en mi lista de libros por leer. Por cierto gracias perera por responder a mi pregunta antes de yo hacerla...¿no hay traducciones para los analfabestias como yo que sólo hablamos el castellano y mal? Un abrazo

tibicena -

¡Ay la cultura germana y yo! Tanto ruso tanto ruso pa na mi niño... gracias mil por la explicación.

Philippe -

Tibicena: Bajtin leyó en alemán ya a Buber con 16 años ("Yo y Tú" es del año 1923) y eso marcó todo su obra crítica. Su interés por la visión carnavalizada del mundo reside en que en ella se destruyen las jerarquías sociales objetivas y se entra en relaciones libres. Su análisis de Dostoyevski como fundador de la novela dialógica va en esa dirección.

tibicena -

El diálogo, el Otro, el Yo y el Tú, todo ello me recuerda (como no podría ser de otra forma) al aún desconocido (o por conocer) Mijaíl Bajtín. Es curioso como convergen los caminos tras muchos años: alguien los caminó y nadie le siguió y ahora parece realmente lo más moderno y la tendencia que pretenden seguir en el mundo occidental. No lo digo por Buber, ni mucho menos, ni por los compañeros que conocimos las enseñanzas del filósofo ruso desde hace tiempo.
Como diría él mismo, "en todo oigo voces", todo enunciado lleva consigo para siempre la impronta de los que lo dijeron antes. Todo son voces y nuestro es el reto de oírlas.
Recomiendo la lectura de sus obras, de todas, pero para los "legos" me atrevería a recomendar en especial "La Cultura Popular en la Edad Media y el Renacimiento" donde se explica el fenómeno del Carnaval medieval tomando como base la obra de Rabelais.
Un buen comienzo.

magacin66 -

A priori, me parece bastante interesante lo que plantea "Yo y tú". Creo que la relación entre "yo" y el resto de lo que nos rodea es una realidad palpable. Como consecuencia de esa relación, creo que nunca puede existir (desde el "yo", que es lado desde donde nos podemos posicionar) la objetividad. Desde hace muchos años he creído en ello, en que la objetividad ("plena", por llamarla de alguna forma) no existe y parece que esa es una de las ideas que, como ha dicho Bethencourt "atraviesa el libro". Interesante... muy interesante...

(A Perera: si pudieses explicar un poquito mejor donde está el local ese, te lo agradecería. Saludos y gracias).

perera -

Notita. Para el que le interese el libro anotado por Bethencourt. Publicado en "la voz de los sin voz", en traducción de Carlos Díaz (si no me equivoco), quizás con una tipografía no amable, pero con la austeridad que, a veces, requiere la lectura de ciertos libros. Precio económico (no creo que valga más de 2 euros). En el local del Movimiento Cultural Cristiano, que no sé la calle, pero por debajo (y hacia el antiguo Hospital del Pino) del Obelisco. No tengo ninguna comisión, que conste.

Philippe -

Buena idea situar este texto en el apartado de ciencia e investigación,ya que de conocimiento y de sus límites se trata. También de investigar qué es y como sucede el conocimiento. Siguiendo a Buber, del Tú no habría conocimiento posible.
En castellano Ediciones Sígueme ha publicado hace apenas un año un importante trabajo de Buber: "Eclipse de Dios". Saludos de tú a tú para Agustín.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres