Blogia
Trapera

Esto te puede pasar por ser canario…

Esto te puede pasar por ser canario… (Por Jose_MB)

Bueno, vamos a ver queridos traperos si no cogemos nervios, que es muy malo para la salud, y son capaces de entender y yo de explicarles el trabajo que durante algunos años ha venido realizando un grupo de investigadores canarios acerca de la relación existente entre determinados genes y la aparición de enfermedades coronarias.

Pues bien, supongo que la mayoría sabrá que las enfermedades cardiovasculares y en especial las enfermedades coronarias (las ocasionadas por problemas en las arterias que nutren al corazón) constituyen la principal causa de muerte en los países desarrollados. Está bien documentada su relación con determinados factores de riesgo como los medios informativos nos reiteran a menudo: hipertensión arterial, exceso de colesterol, tabaquismo, diabetes… Pero también es conocido que la existencia de antecedentes familiares en enfermedades cardiacas constituyen un poderoso factor de riesgo; por lo tanto está claro el carácter multifactorial de esta enfermedad.

Ahora mismo estamos siendo testigos de cómo la investigación biosanitaria está buscando soluciones y explicaciones a múltiples interrogantes en el campo de la genética (diagnósticos génicos, terapias génicas, etc.).

Antes de seguir, me gustaría explicar que existe una relación muy estrecha y muy estudiada entre estas enfermedades coronarias y el exceso de unas “sustancias” que se producen en el riñón. Si inhibimos esta sustancia con medicamentos, por ejemplo, podremos disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.

Así que, cincuenta años después del descubrimiento del ADN, aquella molécula que en un principio no se tenía muy claro cuál era su papel, este grupo de investigadores (cardiólogos, nefrólogos, biólogos, enfermeros) dirigidos por el gran-canario Dr. Francisco Rodríguez Esparragón, se planteó determinar la asociación entre determinados genes y la aparición del primer síntoma de infarto en individuos de Gran Canaria.

Para este estudio, se escogieron personas que cumplieran una serie de requisitos: edad mayor de 18 años, origen canario (nacidos en Canarias con un mínimo de tres generaciones previas de canarios), ausencia de antecedentes cardiovasculares, ausencia de enfermedades infecciosas contagiosa, y que no fueran drogadictos por vía sanguínea. Con el perfil descrito, se estudiaron 619 personas, divididas en dos grupos. El grupo de los casos (304 personas) que tenían como característica común haber padecido un primer infarto o angina, entre los años 1996 – 1998. El otro grupo, llamado control, (315 personas) que fueron seleccionados de las listas censales en diferentes municipios de la isla de Gran Canaria y que tenían como característica común, no haber manifestado enfermedades cardiovasculares previas.

A todos los sujetos se les realizó una encuesta sobre hábitos de salud y se les tomaron muestras de sangre para análisis rutinarios y para extraer el famoso y controvertido ADN. Y a partir de este ADN, y por una serie de protocolos, técnicas de aislamiento y purificación sofisticadas, se determinaron los genes implicados en esta enfermedad coronaria.

Concretamente se buscaron las variaciones de tres genes relacionados con las “sustancias”, antes mencionadas, que se producen en el riñón. Perdonen por los nombres pero eran los siguientes: el gen de la ECA, el gen del angiotensinógeno y el gen del receptor AT1. ¡Ojo!, todos tenemos estos tres genes ahora bien, unos tenemos unas variaciones de los mismos y otros otras, y eso es precisamente lo que determina la presencia mayor o menor de esas sustancias y por lo tanto, la mayor o no predisposición a padecer estas enfermedades coronarias.

Ya dentro del capítulo de resultados, se encontró que no se observaba asociación entre las distintas variaciones del gen ECA, ni del gen AT1 y las enfermedades coronarias. Sin embargo, encontraron que una variación muy concreta del gen del angiotensinógeno (forma TT), está directamente relacionada a la predisposición de un primer cuadro de angina o infarto de miocardio en la población canaria.

Además, esta forma o variación (TT) del gen, está presente en casi un 20% de nuestra población que no presenta síntomas, mientras que sólo se encuentra en un 15% de la mayoría de las poblaciones occidentales.

Por lo tanto las personas que presentan este gen tienen aproximadamente el doble de riesgo de padecer estas patologías.

En este trabajo se confirmaba que la diabetes (con una prevalencia del 12% en el grupo control) era un factor de riesgo muy importante para enfermedades coronarias, que podría guardar relación con ciertos genes o con factores ambientales, presentes en la población canaria. Además, en este estudio se indicaba que nuestra población presenta uno de los valores más altos de colesterol, y cuenta con la peculiaridad de ser una región con elevado consumo de tabaco. En cambio no le da demasiada importancia a la hipertensión arterial como factor predisponerte en Canarias, puesto que la prevalencia es la misma que en otros lugares de España o Europa.

Y ustedes dirán: ¿Y esto qué significa? ¿Qué si yo tengo el famoso gen este TT, voy a tener un infarto? ¿Qué utilidad tiene este estudio?

Primero decir que los seres vivos somos biología y algo más. Nosotros (los de Ciencias) al algo más lo llamamos factores ambientales, medio-ambiente, etc.

Por lo tanto, el tener éste o el otro gen, implica tener una mayor o menor predisposición, concretamente en este caso el doble de posibilidades con respecto a una persona que no lo tenga. En cuanto a la utilidad, habría que buscarla en aquellas medidas encaminadas a prevenir la manifestación de este gen o sus consecuencias, se me ocurre por ejemplo que a los niños canarios a edad temprana, dentro de los protocolos sanitarios habituales se incluyera una determinación génica en busca de este famoso TT, con la finalidad de corregir hábitos alimenticios, prácticas deportivas, medicación preventiva…
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Rogers -

de acuerdo, Jose. Gracias. Y felices vacaciones!

Jose -

Roger, creo que en cuanto a sexo, en este artículo reseñado, no se encontraron diferencias significativas. El martes, cuando me incorpore de unos dias de vacaciones, lo miro y te cuento. De todas formas, voy a indicarles la referencia del estudio y cómo lo pueden conseguir por inernet. Gracias por sus comentarios.

Raquel -

Perdona pero menos un octavo,de resto si tengo tres generaciones, antecedentes de de diabetes, hipertension,etc etc.Pero como dice don Félix, "muera el gato muera harto".Yo como si no supiera nada.

Rogers -

Un articulo muy interesante! Por cierto, tiene algo que ver el hecho de que la persona sea hombre, mujer, o las variedades posibles, o eso ya forma parte de la biologia moderna, digo de la vida moderna? (es que yo soy de letras)

Elena -

Raquel, o no has leído bien o no sabes contar tus generaciones. Tú no tienes tres generaciones canarias!

magacin66 -

Menos mal que mis progenitores no son canarios... jejeje

tibicena -

Interesante artículo. Me pregunto qué diría Mengele de todo esto...

Hideyoshi -

Pues si es una afección afección corriente en los paises industrializados, si aumenta el riesgo con los nervios, si los canarios(por lo que sea)somos más propensos y los diabéticos más....pues me has jodio el dia!!!!! jejeje.

perera -

De verdad, gracias por la información. Sinceramente. Hablas de cosas de las que no tengo ni puta idea. Y la relación con Canarias... Reitero el agradecimiento.

zambraca -

Buena está bien realizar esa prueba de carácter genético, pero como bien dices este factor genético indica una predisposición mayor del que no la tiene, pero con una buena vida saludable esto puede ser controlado, por eso lo mejor es fortalecer programas de educación par la salud, y medidas concretas con la población que ya se encuentra en esta lucha por evitar enfermedades coronarias.
La salud es algo más que lo físico, también entra lo emocional y lo social, por eso si existe actividades de prevención integrales, en el que confluyan la dimensión física, emocial y sobre todo sociables de las personas esto se puede mejorar.
Gracias Jose MB, un día hablanos de la alta prevalencia de la diabetes en los canarios, y los estudios que se estan llevando a cabo con momias aborígenes para establecer vínculos en los mismos.

Raquel -

Gracias por deprimirme a estas horas de la mañana.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres