Blogia
Trapera

El acoso en las escuelas.

Elena_BR

 

Retomo trapera con un tema que se nos está presentando cada vez más como novedoso en los medios de comunicación. Quisiera con este artículo esbozar, de manera no científica, los aspectos que sí me creo de este fenómeno y los que creo están siendo adornos someros, endosados al verdadero problema.
Me he decidido sobre este tema porque meses atrás, he vivido de cerca dos situaciones cuando menos paradójicas.
En una de ellas, tuve la ocasión de tropezarme con unos padres angustiados, llorando y reclamando ayuda porque supuestamente su hija estaba siendo víctima de este acoso en su aula y había llegado a una situación límite.
Durante mi conversación con ellos, pedí datos de las supuestas acosadoras, y en el mensaje había algo que no me cuadraba, simplemente no terminaba yo de creer que lo que esos padres me contaban fuese del todo correcto, no digo que estuvieran mintiendo, sino que considero que en la historia completa, había algo que no me dejaba entender bien el guión, por decirlo de alguna manera.
En los días posteriores, cuando el Centro intentó solucionar dicho conflicto, muchos de los docentes coincidimos en el diagnóstico: una broma que se fue de las manos y una alumna con serios problemas de autoestima. Dicha alumna, con su malestar emocional ha magnificado y sacado de contexto una serie de hechos y palabras…
El problema probablemente, está en esa alumna pero, como está tan de moda, sus padres y ella misma siguen pensando en un caso de acoso escolar (me resisto a utilizar la palabrita de moda…). Fui tutora de ese grupo durante cuatro cursos y creo conocerlos bien como para creer que no es el caso, que simplemente estamos ante una alumna con necesidad de apoyo y seguimiento psicológico.
Por otro lado, se ha dado la circunstancia de un grupo de secundaria, donde casi por casualidad, el tutor ha descubierto que los/as alumnos/as se tratan de manera habitual, cotidiana y casi con gracia a base de insultos, ofenden intencionadamente a las madres/padres, incluso con llamadas de teléfono a sus domicilios particulares…
Por supuesto, aunque casi todos entran en esta dinámica desde hace años ya, hay un grupito reducido que son principalmente víctimas de estas “gracias”. Como seguramente todos estemos pensando, coinciden, en su mayoría con los tímidos, los más reservados, los menos estudiosos, los desapercibidos, los más gorditos…
Este sí que creo que es un caso típico y serio de acoso escolar.
Relato estos dos hechos, que insisto han ocurrido en un mismo centro escolar y en las mismas fechas, porque aunque considero que el tema está de moda en los medios de comunicación, es verdad que últimamente acontece más de lo deseable.
Mucha gente opina y habla del tema viendo los toros desde la barrera y claro como en otras muchas ocasiones, la culpa la tiene el maestro…
Que si él lo sabía y no hizo nada, que si la seño no le hizo caso, que si la tienen cogida con el pobre niño… en definitiva, excusas, excusas y más excusas. Nadie se atreve a analizar verdaderamente la situación actual, y actuar en consecuencia.
Llevo diecinueve años trabajando en la docencia. He pasado por diferentes niveles educativos, por Infantil, por Secundaria y en la actualidad en Primaria.  A  lo largo de esta trayectoria profesional, he ido apreciando cambios acelerados en “la materia prima” que tengo en mis manos para trabajar. Permítanme que les llame de esa manera figurada; al fin y al cabo, son como plastilina que, dependiendo de lo vieja y usada que esté, podemos darle una forma u otra.
A nadie se le escapa que la sociedad en general, está totalmente cambiada en algunos aspectos. El concepto de familia, áquel que nos enseñaron de pequeños, basado en el de la Sagrada ídem, ya no tiene nada que ver…
En el cole bromeamos a menudo con la expresión de: “¡Cariño, tus hijos, los míos y los nuestros se están peleando!”, que debe ser más o menos lo habitual en las familias “rejuntadas” de otras anteriores. Lo comento a modo de anécdota porque no creo, tampoco,  que éste sea el camino adecuado para encontrar las posibles causas a este fenómeno.
Otros dos aspectos que han cambiado, sin duda, en la sociedad y por lo tanto en la escuela, son el respeto hacia todo el entorno y las herramientas que los profesores tenemos para conseguirlo.
Cuando hablo del respeto, me refiero tanto hacia las cosas materiales, como hacia compañeros, y resto de personas en general.
Siempre ha existido el alumno “simpático”, el “burlón”, el “víctima”, el “tímido”, el “guaperas”…Desde que yo era alumna, recuerdo a cada uno/a de mis compañeros/as encajado/a en uno de esos personajes. Sin duda, creo que hemos crecido asumiendo ese tipo de “papeles protagonistas” y que la sociedad en general, también los desempeña e incluso los potencia.
La situación en las aulas está empezando a ser preocupante por muchas razones. Como antes decía, la que creo que ha pasado a ser la más importante es que los maestros/as nos hemos quedado sin herramientas legales. Lo demás, se puede llamar habilidad de manejo del grupo, carisma, saber llegar al alumnado… Pero, lo que se dice herramienta legal, no tenemos prácticamente ninguna.
Si por casualidad nos enteramos de un verdadero caso de acoso legal, ¿qué podemos hacer los maestros?.
La Dirección General de Tráfico está estudiando seriamente imponer test de drogodependencias a los conductores como se hace actualmente con el de alcoholemia, porque indudablemente es un peligro que un conductor circule bajo los efectos de sustancias psicotrópicas. Sin embargo, si uno, dos o los que sean, alumnos vienen a clase bajo los mimos efectos, y con el agravante de ser menores de edad, y con el handicap de que tienes que explicar a los demás, no puedes siquiera sugerirlo porque estás cometiendo delito contra el honor y la intimidad de ese menor.
No te quiero contar, lo indefensos que estamos ante los padres de estos menores, ante cualquier “rumor” que el niño lleva a casa, la presunción de inocencia desaparece de forma inmediata para el maestro: “Mi niño nunca miente”, es la frase que te da el golpe de gracia que te faltaba.
Creo que el tema de la infancia, adolescencia y juventud se nos está yendo de las manos, y aunque suene a tópico, son la sociedad del mañana.
Cuando estudié magisterio, nadie me dio clases ni teóricas ni prácticas, sobre habilidades sociales, psicología aplicada, capacidad de entendimiento de problemas familiares, capacidad de adaptación a los difíciles momentos económicos que viven muchas familias, pero, sobre todo nadie me dijo, ni me explicó que ante unos alumnos que se ensañan con otros, yo soy en última estancia la responsable y además se me presupone saber qué tengo que hacer y cómo resolverlo con una varita mágica.
Creo que es un tema que la sociedad debe plantearse con más seriedad, ya no sólo por el acoso que pueda existir dentro de un aula sino, además por el deterioro que sufre nuestra sociedad en la práctica totalidad de temas concernientes a las habilidades sociales y relaciones entre iguales. Dejo abierto el debate…

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

hideyoshi -

en tu interesantísimo comentario creo que has dado en una de las claves...por muchas armas que quieran tener(o crean tener)padres,madres y profesor@s....la verdadera arma que destruye esto la tiene una clase(alumnos) unida....que de tolerancia cero a estos casos....por mi experiencia de alumno primeramente y ahora de docente, estoy totalmente convencido de que en una clase ocurre lo que los alumnos quieren que ocurra.Si los alumnos se unen y no dejan pasar una en este aspecto no pasaria nada....por supuesto el apoyo del profesorado debe ser total.....el problema viene cuando no se tiene el apoyo de más arriba(los cielos).Este año una compañera,siguiendo la ordenes del cielo(donde está Dios),decide cortar de raíz un caso de acoso. Muy discretamente y con mucha mano izquierda lo hizo....pero las santas madres de los acosadores apelaron a la santisima trinidad vociferando que ¿cómo sus bellos querubines podían ser acusados de semejante agrabio?.....en qué quedo la cosa.....la mala fue mi compañera. Ella, o muy mal la conozco, o seguirá en su linea....pero eso baja y mucho los ánimos,ocurre en la pública,en la privada y en la desconcertada(ante los cambios que se avecinan) y lo triste es que, aunque suene a tópico y excusa barata, aquí quien manda como dice un amigo son sus padres...y yo añadiría que sus hijos, pero guardenme el secreto o se me desmantela el teatro que tengo en clase que,de momento, se creen que yo mando algo

N.s.m -

perdon,se me olvidó poner en el anterior texto mi nombre..

Anónimo -

...algunos padres buscan la escusa del acoso cuando ven a su hija/o mal, y esa niña/o también se cree eso ,pero creo que hay muchos casos a los que se les ha prestado TODA la atención(que seguramente sería necesario, no digo que no)dejando a otros casos que creian "tipicos" a un lado, o simplemente ignorandolos.Realmente es un tema muy complejo porque tiene multitud de puntos de vista.Quizás la unión de todos esos puntos dieran la solución para acabar con este problema, que creo que sí está muy patente hoy en día, ya que entiendo por acoso que una persona sufra debido a que otra/s se ha aprovechado de su debilidad y la inferioriza para sentirse éste superior, haciendole un daño psiquico y físico(algunas veces).Entiendo que los profesores no pueden estar en todo ya que no son super héroes ni adivinos pero ellos tienen que entender (y posiblemente lo hayan vivido si no es en sus carnes, en la ajena)que aunque no se exteriorice, el problema está ahi, año tras año siempre ocurrira y si no le quieren llamar acoso a eso, no lo hagan pero entonces ¿cómo lo llamamos?¿cosas de niños?¿o nos ponemos en la posturia de: "ah, eso ya lo pasé yo, es normal..."?A unque no lo parezca este tema también lo debatimos algunos jóvenes y eso es señal de que una parte de la sociedad esta dispuesta a cambiar esa tradición del chico/a popular que amenaza al chico/a tímido.Creo que los compañeros son los que tienen el "arma" para evitar este problema.
**Un beso para Elena y para los profesores que siempre han estado ahí cuando les hemos necesitado.Una vez se lo agradecimos, no está de más hacerlo otra vez o todas la veces que podamos, y creo que hablo en nombre de muchos alumnos cuando digo esto.**

N.s.m -

Bueno yo tampoco puedo ver este caso con los ojos de un profesor,pero,sin embargo si que puedo verlo desde los de una alumna. Por lo que yo he vivido(aunque se que no es mucho) he podido ver casos que aunque no sean "acosos demostrados" van hundiendo a una persona.He vivido eso año tras año en mi clase. Quizás los profesores lo vean como "cosas de adolescentes o de niños","es normal","se les pena sin recreo o se llama a los padres"y creen(no todos) que con eso esta todo resuelto, y no es así: 1º el daño ya esta hecho y 2º la persona(s) que inicio(aron) ese daño lo seguirá(n) haciendo.Realmente no sé de donde sale esa maldad,supongo que de problemas familiares o de personalidad,pero lo que si se es el efecto que causa en las personas ,como Elena dijo,"mas timidas,mas gorditas",..Lo pasan tan mal que la persona que escucha a la que ha sufrido ese daño(si no le quieren llamar acoso)siente impotencia de no poder hacer nada. Sinceramente, no creo que cuando ocurre esto haya que echarle la culpa al profesor por no haberlo impedido, ya que la labor del profesor a parte de enseñar es educar si,pero no son ellos los unicos que deben educar,la familia y sobretodo la sociedad son las que tienen el papel fundamental para evitar este problema.De hecho nuestros profesores( o al menos la mayoria)puedo decir que se ofrecieron siempre a escucharnos y ayudarnos en lo que les era posible y en mas,pero el problema es que nosotros tuvimos "suerte", porque hay muchisimos profesores que se limitan a abrir un libro y a dar la clase, sin importarles nada más que eso, o que simplemente no se percatan..Y puedo decir,por experiencia, que hasta desmotivan a los alumnos, que en mi opinion es lo peor que un profesor puede hacer.Con esto quiero decir que estoy de acuerdo con que realmente...

hideyoshi -

perdom Mij...te entendi mal.Besos

Mij -

Yo no digo que no se den casos verdaderos de acoso ni estoy diciendo que no te refieras a esos casos "falsos", sólo daba mi opinión.

hideyoshi -

Mij,estoy de acuerdo contigo en algunos puntos,...pero aclaro que por supuesto que se dan casos de acoso, pero yo me refería a que los "FALSOS" casos desvian la atención de aquellos que más necesitan nuestra ayuda. Se exige mucho y en vez de dar armas al profesorado se las quitan

Mij2 -

Por parte del profesorado… lo más lógico es que ayuden ya que la mayor parte del tiempo del día lo pasamos con ellos pero es que también existe el acoso fuera de clases y nada pueden ni deben hacer, aún así lo único que considero como “deber” es informar para que no llegue a peores males.

También he de decir que si hablamos de acoso como tan libremente hacen muchos… ¿Cuántas veces no hemos sufrido un acoso entonces? Lo que hacemos es que ese acoso no continúe.
También he de decir que porqué tenemos que ser victimas de cualquier burla, sepamos defendernos o no.

Mi teoría es que no sabemos convivir y nos bombardeamos continuamente en busca de nuestro bienestar propio y no el común, por decirlo un poco exagerado (pero sólo un poco)

Mij -

No estoy en el lugar adecuado para ver las cosas (pienso) ya que no soy ni madre, ni profesora, ni acosada, simplemente alumna. Y por eso mismo escribo para que también vean la opinión vista desde otro punto. Creo que el hecho de que esté de “moda” es debido a que se está confundiendo una pelea espontánea con un acoso y pienso que esas peleas se pueden arreglar con un simple “no me molestes”, o con el simple echo de coger un día y decirle “oye, ¿ te das cuenta de que me estás haciendo daño?”Que incluso tengo un compañero que estaba siendo acosado y los acosadores “no se daban cuenta” o eso hacen que parezca.
Pero el problema es ¿porqué son acosados? y la verdad es que si ponemos a sacar detalles los acosados son esos “tímidos”, con cosas que le hacen “diferentes a los demás” y como dice mi profesor: “¿porqué no probamos a acosar a los que si saben defenderse?” y es exactamente lo que él se respondió “porque son muy listos”. No sé si es verdaderamente un problema de inmadurez que provoca que ese alumno no se pueda defender o el entorno en el que se ha desarrollado lo que provoca esa falta de “cariño” que se tienen y digo falta de cariño ya que si verdaderamente se quisiesen no se dejarían avasallar por otros.
Y por eso en estos casos pienso por lógica que el origen es por culpa del acosador/a o acosadores/as, igual que cualquier caso, pero a partir del primer “pique” si el que es acosado no se defiende… no lo veo tan claro, ¿realmente es acoso?
Ya luego si se da el caso de los que yo considero “creíbles” me refiero a aquellos casos en los que el alumno no se puede defender de los ataques de lo otros, en ese momento, diría que es un acoso.

hideyoshi2 -

en cuanto al otro tema tratado: Las armas de los profesores...se ha pasado de una época en la que profesor,cura,guardia civil y farmaceutico eran Dios (yo no quiero eso ni de coña) al caso contrario....como dices tenemos que demostrar nuestra inocencia o justificar cualquier actitud....sin ir más lejos este viernes pasado a mi me ocurrio que, una alumna que el año pasado era de sobresaliente, me sacó un suspenso...preocupado la llame(estaba corrigiendo los examens de su clase) y le dije que se agachara para hablarle en voz baja y peguntarle la causa de su falta de estudio...el viernes cuall es mi sorpresa cuando viene su hermana, que la niña tenia un tremendo traumaa porque eso se lo dije en otra clase...lo dicho cualquiera te viene a pedir cuentas...lo triste es que esa niña se estallará como una pita en la universidad o bachiller como no cambie(ojalá que lo haga) pero lo más triste es que se ha pasado, por parte de las familias, a querer ser amigo de sus hijos. Mire no...si yo tengo que elegir a alguien pa ir al futbol...mi padre. Si tengo que pedir consejo del trabajo...mi padre. Si he de hablar de un problema...mi padre. La confianza no va reñida con la amistad...la diferencia entre un amigo y mi padre no es lo que le cuento o la confianza que tengo...es como lo veo. Mi padre siempre lo veré por encima, que el respeto es muy bonito....eso se ha perdido en muchas familias, y lo hij@s de esas familias son los que tienen y dan problemas. Un abrazo y espero que esta vuelta sea para quedarte fija

hideyoshi -

primeramente decirte Elena que se te echaba de menos..a ver si tu marido vuelve tambien.
Me parece que tocas varios temas de interés: Por un lado el acoso, estoy totalmente contigo en que es un tema de moda y que ahora salen casos hasta debajo de las piedras(unos ciertos y otros no) yo tuve el año pasado que bregar con uno que si lo era...pero este año he asistido atónito a como en otro supuesto caso se nos queria vender, por parte de la madre que sabe lo que tiene,a la supuesta acosada en plan Heidi.. Lo malo de estas modas es que te vienen de todo...yo al respecto tengo mi teoría, de toda la vida han existido roles en las clases, alumnos de los que se han burlado, pero antuiguamente como estabamos juntos en la calle (y no con msn,play statons,etc) la persona que en la clase era objeto de burla a lo mejor fuera se reia de ti porque te caias,o simplemente era más habil que tú,...es decir, la situación no iba a mayores( a veces si) pero hoy en dia estos niños burbujas, apoyados por una horda de \"padres amigos\", ven mayor el problema de lo que es...lo triste es que entretenerte con estos casos hacen que los verdaderos acosados(ue en muchos casos son los que no se atreven a decir nada) se te escapen....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres