Blogia
Trapera

CHECHENIA O DOS MÁS DOS SON CUATRO

(Por Agustin Bethencourt)

Un buen amigo español me recuerda con frecuencia lo desorientados que andan los periodistas occidentales con respecto a la situación en Chechenia. La postura más extendida (casi unánime) de las columnas y editoriales en las publicaciones de Europa Occidental (y de esto no escapa el mayor especialista en política internacional que tenemos en Canarias, Rafael Morales) es que los buenos e indefensos chechenos se están enfrentando al monstruo imperial ruso o, en otras palabras, que dos más dos son cuatro. Cualquier otra opinión, según estos señores, es propia de una defensa irracional de la forma tiránica de gobernar de los dirigentes rusos (léase, de Putin). Pues eso, pura matemática.

Vayamos por partes: el Caúcaso, región en la que se encuentra Chechenia, es un polvorín multiétnico, por lo menos igual de complicado que el de los Balcanes. En él conviven decenas de nacionalidades diferentes –cada una con sus potenciales pretensiones independentistas- que podrían convertir la región en un puzzle ingobernable (o “gobernable” desde Washington) de imprevisibles consecuencias.

Por otro lado, no leo en ninguna publicación occidental que una de las pretensiones de los independentistas radicales islámicos (ciertamente hay diferentes tendencias, aunque predomina la fundamentalista) es la de crear una república islámica en la frontera de la Federación Rusa. Me pregunto si estos sesudos analistas defenderían con igual vehemencia una República Islámica (es decir, donde, en lugar de una Constitución que vehiculara una vida ciudadana, rigiera la Ley Islámica) en el país de al lado. Me temo que las cosas se ven de manera diferente desde Francia o, incluso, desde Canarias, que desde un Estado que tiene miles de kilómetros de frontera en la región del Caúcaso.

Por lo que respecta a los derechos humanos, podríamos hablar mucho sobre el tema. A Moscú le ha faltado inteligencia política para olvidar sus tics imperiales y ganarse al sector mayoritariamente moderado del pueblo checheno mediante la negociación política. Una República Chechena con amplísima autonomía en el marco de la Federación Rusa era posible hace diez años. Ahora todo es mucho más difícil. En esto puedo estar de acuerdo. ¿Pero acaso el comportamiento de una panda de asesinos que secuestra una escuela y pone en peligro la vida de centenares de niños puede hacernos pensar que una eventual Chechenia independiente sería más humana que la ocupación rusa actual? Me temo que la respuesta nos pondría los pelos de punta.

Por si alguien cree que estoy defendiendo la invasión rusa y los métodos de actuación de las fuerzas federales y de sus aliados chechenos, permítanme añadir que las matanzas de civiles siempre me han parecido y me parecerán una aberración. Pero no creo que ayude en nada para detener esto crear a través de los medios de comunicación (poderosos instrumentos de creación de opinión, no lo olvidemos) una imagen caricaturesca (o de matemática básica, por seguir con la imagen con la que abría el artículo) del conflicto ruso-checheno con buenos y malos que luchan entre sí. Esto no es real. Ni creíble.

Soy bastante pesimista en cuanto a las posibilidades de resolución de este conflicto en los próximos años. Pues si a ambos bandos les sobra crueldad, les falta generosidad e imaginación. Esto se ha convertido en una especie de “sálvese quien pueda” que están pagando muy caro los pueblos checheno y ruso, sobre todo el primero.
El Kremlin no ha comprendido –o no ha querido comprender- que un problema de este calibre no se puede resolver exclusivamente por la vía militar; los militantes islamistas, por su parte, no cejarán en su empeño hasta que vean muerto hasta el último de los ocupantes, incluso si para ello “se precisa” acabar con la vida de niños y personas inocentes.

Con este panorama es muy difícil ser optimista. Estoy convencido. Pero una cosa es ver el futuro negro y otra bien distinta es reinventar el mito del diablo bolchevique con cuernos, versión siglo XXI. Yo, a pesar de todo, sigo creyendo en la honestidad de algunos periodistas, aún cuando esté en profundo desacuerdo con sus puntos de vista.

El tiempo dirá (si es que alguna vez Rusia y Occidente se atreven a mirarse a los ojos y a reconocer que ni unos ni otros viven en el mejor de los mundos) si este análisis tiene algún valor o es producto del Síndrome de Estocolmo.

Yo, por mi parte, les confieso que he perdido el interés por leer los artículos de opinión que sobre este tema aparecen en la prensa occidental. Demasiados tópicos pa’ tan poco cuerpo, qué quieren que les diga.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

17 comentarios

annita** -

seria weno, ke se hablara mas sobre lo aspectos que pueden estar afectados otros paises en relacion con lo que pasa con Chechenia.
17 años
Mexicana

Roberto -

Artículos como este me convencen de que los articulistas no tienen ni p. idea de lo que suelen escribir. Bethencourt estás cayendo en lo que criticas. ¿De qué vas, tío?
Si tienes lo que hay que tener, espero tu respuesta (que lo dudo...)

P.D. Menos colegueo y más debate, coño.

Jose Antonio -

He leído este artículo y me han parecido interesantes los comentarios al mismo.
Gracias por estar ahí. Un saludo.

Yo misma -

Profesor Ruano, besotes para usted tambien, que casi se me olvida! Faltaba mas!
Desde California, hasta Moscu y Gran Canaria. No es nada Trapera esta!
Genio tenia que ser quien tuvo la idea!
Besotes

Rogers -

Antes que nada, un abrazo muy grande, y besotes desde California.
Me ha parecido la mar de interesante tu articulo y yo, la verda, me siento tan ignorante sobre lo que esta ocurriendo en Rusia actualmente. Me abre los ojos los comentarios tan objetivos que planteas, con esa humanidad tuya tan caracteristica. Es cierto que podemos llegar a caer en ver el bando de los buenos y el bando de los malos, como si de una partida de ajedrez se tratara. Yo, por mi parte, despues de haber llorado un buen rato, viendo tanto sufrimiento por la tele, he decidido que me desenchufo de las noticias por un tiempo, en busca de la paz perdida, que tiene que estar en alguna parte. Que el futuro que venga sea mas esperanzador, que las generaciones futuras disfruten de la paz como disfrute yo cuando tenia su edad. Y viva la libertad, el bien mas preciado.
Una vez mas, un besote campeon, que el titulo de campeon te lo tienes mas que merecido.

Bethencourt -

Querido Iván:

Esto no es más que un llamado para hacerte saber que continúa el debate en torno al texto "Los mendigos más elegantes de Europa". Allí nos vemos.

Por supuesto, están todos invitados a la sección de Política.

Saludos.

Ivan -

Les pido a todos perdón de antemano porque este comentario nada tiene que ver con el texto; lo que ocurre es que explorando Trapera me encontré un gran artículo de Bethencourt (y él sabe que lo de gran lo digo con todo el orgullo y el cariyo, como si el texto fuera mío), que además me acabo de imprimir. Se titula "Los mendigos más elegantes de Europa" y simplemente quería decir que quiero hacer un comentario al respecto. Temía que al ser un artículo mas antiguo ya no lo visitaran a estas alturas.
Saludos!

perera -

A partir de los acontecimientos vividos, de los que has comentado, Bethencourt, leo hoy que Putin quiere apropiarse el poder de elegir a los máximos representantes de las federaciones, haciendo para ello una reforma, interesada, de la constitución en esta línea. Claro, la idea es, como últimamente en tantos estados, acabar con el terrorismo. ¿Qué hay de cierto en esto que hoy he leído en canariasahora? ¿cómo se interpreta?

tino.icod -

Querido Bethencourt:me agrada en gran manera involucrarme través de los comentarios de Trapera sobre la problemática chechena.Me gustaría participar más,pero mis conocimientos sobre el tema son tan escasos que temo dar opiniones erróneas.Seguiré leyendo tus comentarios,así como los de otros compañeros para mi mejor información,a ver si algún dìa puedo opinar con más propiedad sobre el asunto.
Besitos para la niña.

Profesor Ruano -

Maila.lema, lamento intervenir para no decir nada, pues no he leído el libro. Sólo quería decir que, dado que los ordenadores del país desde el que escribe carecen de tilde, la próxima vez no las use para que podamos leer el escrito sin tanto sufrimiento visual. Le aseguro que los profesores lo entenderemos y no le haremos escribir "cinco veces cada palabra no acentuada". Con mi estima.

Maila Lema -

Hola, qué tal, es la primera vez que piso la trapera. Saludos a todos, y sobre todo a Iván, por lo pronto, el resto creo que no me conoce.

Quería saber si alguien ha leído el libro que circula sobre la actuación rusa en Chechenia, de Olga Politkóvskaja (sé que ella ha estado en el Fòrum, en fin, me pierdo con esta madeja de asociaciones). Por lo poco que he podido leer del tema, creo que se trata de una plaza "moral" para los rusos, un tema tan antiguo que es facilísimo mercantilizarlo en política. Yo también me he cansado de oír repetir los tópicos de que los rusos necesitan (y desean) un gobierno fuerte y terrible, y otras cosas por el estilo. Cuando se repiten hasta la saciedad los tópicos sobre un pueblo, ¿no será porque no se ha pasado esa primera etapa (el encuentro del estereotipo) para empezar a comprender algún tipo de complejidad? Bien, eso es lo que se señalaba en el artículo. Lo que sé es que los rusos tienen una opinión tan homogénea sobre el tema que... no puede ser justa.
No tengo ni idea. Si alguien ha leído el libro, que comente un poco, por favor. A mí me pareció demoledor.

Gracias.

Bethencourt -

Querido Tino:
Gracias por tomarte un tiempo para leer este texto y por animarte a participar. Ahora la línea invisible ya une Moscú, Bruselas, Gran Canaria y Tenerife. ¡Qué hermosa sensación!
Saludos para todos los icodenses y un fuerte abrazo.

Tino.Icod -

Visto el contenido del escrito del profesor Bethencourt,considero que a los occidentales se nos va de la mano este magno problema.

Bethencourt -

El que Trapera sirve, además de como espacio de reflexión y debate, para unir a amigos y seres queridos que están en puntos tan distantes como Moscú, Bruselas y Gran Canaria, me emociona. Esto es lo primero que quería decir.
Respecto al tema en sí, coincido con el profesor Ruano y con Iván en que es muy complejo. Sólo he pretendido avanzar algunas ideas de lo que es sin duda una realidad poliédrica y poco conocida en Canarias y en Europa Occidental, en general.
El debate, quizá, hará salir más ideas a la luz.
Gracias a todos y un saludo.

Ivan -

Querido Bethencourt, un fuerte abrazo antes de nada, después de mi pausa veraniega. Yo tengo la sensación de que Rusia sigue siendo una gran desconocida para Occidente; no se conocen sus pulsiones, no se tiene conciencia plena de lo enorme y compleja que es como país. Aquí he asistido varias veces a reuniones de la comisión mixta UE-Rusia donde el interés por parte occidental era mínimo. Volveré a estar en dos semanas, será entonces interesante oír los argumentos de una y otra parte porque la cuestión de Chechenia estará a buen seguro en un lugar destacado del orden del día.
En cuanto a lo que decía Elena sobre la madera de los líderes, creo que nos falta generosidad y nobleza en todos los niveles de la sociedad. NO hay que ponerse derrotista, pero me parece que es una tendencia creciente. Generosidad y nobleza significan para mí tener en cuenta al otro, y no interaccionar con él en función de nuestros propios intereses. En nuestras sociedades esto lo hacemos cada vez menos, lo que se refleja en nuestros líderes. O será al revés?
En fin, gracias por este artículo; ahora sé qué diré cuando surja en la conversación el tema Checheno, a ver qué cara me pone la gente.
Saludos!

profesor Ruano -

He leído el artículo de Bethencourt con el mayor interés y entiendo por qué se hace difícil meter baza en él. Es un tema de difícil análisis y sería más sencillo decir banalidades con aires de "liberación"; pero Bethencourt es sincero con una dialéctica racional que inclina a alejarse de los tópicos como "o estás conmigo o estás contra mí". Nada sería más fácil para zanjar el tema sin aportar ningún tipo de observación inteligente. Puede Bethencourt estar seguro de que los necios se alejarán de su razonamiento; pero las personas que intentan llegar a una conclusión esperanzadora le agradecerán este pequeño paso que ha dado en beneficio de la dialéctica y del análisis razonado, únicas formas inteligentes de convivencia.

Elena -

Creo que a la sociedad le están haciendo falta (de manera urgente) líderes de otra madera, diferentes a los actuales.
Si bien es cierto que no se pueden tratar estos temas como si de una simple suma se tratara, como bien dices Bethencourt, no es menos cierto que no apetece para nada una sociedad con el rumbo que etá tomando. Lo más triste de todo esto (o al menos es lo que me parece) es que estamos "normalizando" estas masacres y/o atentados, con las que no se está consiguiendo sino que muera mucha gente (utilizando las matemáticas: inclso más que en un conflicto bélico a razón de muertos/minuto)
Me parece que tenemos (todos) que ser un poco más imaginativos y buscar verdaderas soluciones a la lacra social que nos está invadiendo: las nuevas formas de cometer atentados terroristas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres