Blogia
Trapera

DE COMAS Y OTROS ASUNTOS

(Por Joan Fernand León Castell )


También leí el fervorín del jefe de la tontería croniquera, Don Antonio María Claret. Como el Profesor Ruano, yo también quiero reflexionar  en alta voz. Aquí va:

Ya podía el Coronista de Telde decir las cosas sin tanta prosopopeya y solemnidad. Da la impresión de que detrás de esa prosa mazorral, decimonónica, plúmbea, de "árbol genealógico" rancio, se esconde la gran mentira que hasta ahora nos han contado del llamado "defensor y bienhechor sin igual de la Gran Canaria".

"El señor León y Castillo tenía interés personal y diplomático en que los insulares permanecieran mansos. Y no había catástrofes para que el isleño no hiciera tropos revolucionarios ni se enterara de que en la naturaleza existía también algún otro señor León y Castillo contra el cual había que emprenderla de vez en cuando. Cadáver el Embajador, ya no hay en la isla caciques tan decididos que tengan tales empeños reaccionarios."

¡Qué análisis el del que escribió lo anterior!

¡Pero qué manía de asociar a Fernando con Juan! Cada uno tenía sus seguidores, y todo el mundo sabe las diferencias abismales que los separaban. ¿A qué querer unir lo que no lo estuvo?

"Casa marquesal", "patricio", "teldense ilustre", "la ciudad de la piedra y la flor", "ofrenda floral". Words, words, words! Para estar a tono con todo el texto, su autor debió emplear el término "efemérides", de más rancio abolengo que "efeméride". El "sin igual" debió ser "sin par".

¿Bellos versos los de Doreste Silva? ¿Qué es la belleza? ¿No querría decir el vate Doreste "la Belén de las Canarias", porque allí nació el niño Jesús Fernando León?

La puntuación del autor del artículo es la misma de la época de don Fernando. Miren el párrafo donde habla de Doreste Silva: "se le debe entre otras muchas muestras de lealtad y amor, el haber trabajado incansablemente"...

¡Caramba! Si pone coma después de "amor", debería haberla puesto después de "debe". Vamos, para ser un poco lógico. También es decimonónico el separar el sujeto del verbo con la coma: "Así Don Juan, estará presente". También la coma después de "Arucas" está fuera de lugar hoy, si no le pone otra después de "Ayuntamientos". Lo mismo ocurre después del nombre del inefable "Don José Macías Santana". ¡Que no, cronista, coronista, que hay que saber escribir! ¿Cómo pudo sacar esa oposición, y otras, sin saber expresarse con rigor? Que entre el sujeto y el verbo, seguidos, no se debe poner coma. Tampoco debe ir la coma después de "Senado Español", ni no la ha puesto antes después de "colocar". La coma después de "próximo año" debe convertirla en punto y coma; el escultor Arencibia "ya esta trabajando". A lo mejor es "está". Y para que todos no sean comas, o tilde, ahí va una de simple concordancia: "al artista se le deben los bustos"; pero "al artista se le debe el resto de los bustos".

Como mínimo podría terminar algunas de las frases, para que no se note tanto que sólo sabe o puede decir alabanzas gratuitas tras alabanzas, como las letanías ¿lauretanas? Así, ¿cuál es el verbo de esta frase?: "Hoy, cuando ya han pasado 163 años del nacimiento de Fernando Andrés Jesús de los Dolores de León y Castillo Olivares, Hijo Predilecto de la Ciudad de Telde, defensor y bienhechor sin igual de la Gran Canaria, como lo definió otro teldense ilustre Carlos Navarro Ruíz, cronista oficial de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria." ¡A ver! ¿Hoy... qué? Eso se llama verborrea verborreica, alfo así como piorrea piorreica.  En definitiva, una información bien simple y escueta, sin pretensiones, la ha convertido el coronista en un floripondio infumable. Posiblemente el autor estuvo en el ¿máster? de don Urdaci el otro día.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Profesor Ruano-2 -

3º.- En cuanto a la puntuación, a la que ud. hace referencias precisas, en múltiples ocasiones prefiero no opinar ya que excelentes periodistas habemos cuya puntuación y, en ocasiones, ortografía nos hacen sudar cuando intentamos comprender lo que desean expresar. Quizá sea el precio que los plumíferos tienen que pagar cuando andan a la carrera manuscrita para ganarse la vida. O quizás ésa es la excusa.
4º.- Posiblemente sea vd. un seguidor de don Fernando más fiel que yo, con el que no me une otro parentesco que la grancanariedad. Digamos que mi entusiasmo por él, si así puede calificar, no es otro que establecer una relación inversa con quienes --aun siendo, en ocasiones, personas más allegadas a mí por sus ideas-- desprecian todo lo que no sea "revolucionario". Yo, que también acepto la revolución en su justa medida, procuro no despreciar los valores grancanarios (sean maúros o de alta alcurnia), independientemente de su procedencia, pues si Gran Canaria y sus valores no existen, tampoco existirán Canarias y los suyos --nuestros, al fin y al cabo.
Con un cordial saludo.

Profesor Ruano-1 -

Domine Iovannis Ferdinandus Leo Castellum, permítame, al menos por una vez, que utilice festivamente su peudónimo, al igual que vd. --con muy buen humor, por cierto-- enfoca el tema del otro don Fernando.
Confieso varias cosas -guárdeme el secreto:
1º.- Leí muy superficialmente, por falta de tiempo, el artículo de don Antonio Mª, y por la misma razón no lo releeré. Me bastó en ese momento apreciar su buena predisposición al acto.
2º.- En relación con su trabajo, tardé en captar la temprana asignación al "coronista", pues buscaba el enlace de Claret con el asunto y me cogió despistado, entre otras razones, porque no recordaba el nombre del cronista teldense.

magacín66 -

Creo que se refiere usted a D. Antonio María González Padrón, cronista oficial de la ciudad de Telde, y no a (San) Antonio María Claret.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres