Blogia
Trapera

EL CRIMEN DE LAS LAGUNETAS (GRAN CANARIA)

(Por el Profesor Ruano)

La forma de exponer este asunto puede considerarse irregular, pues hace referencia a la petición de un lector que está interesado en conocer la historia versificada de un triste hecho acaecido en el municipio grancanario de San Mateo hace casi 63 años. Como he perdido el hilo de dónde hablé o se habló de esto –sólo recuerdo que alguien desea conocerla en honor a su abuelito--, prefiero citarla como un trabajo y que cada uno tome lo que le plazca.

 El poema está compuesto de seis décimas. Cada verso debe tener 8 sílabas métricas y la rima es: a,b,b,a,a,c,c,d,d,c

Primera décima:

Voy a contar una historia/          

Que en mi mente se concilia/              

De una casa de familia/                         

Que rebosaba de gloria./                                     

Se grabó en mi memoria/                      

Que jamás olvidaré/

Un crimen de mala fe/                               

Del que hago mi relato/

 Sucedió el 24/                                        

De diciembre del 43.//                            

Segunda décima:

En la cárcel encerrado/

Se encontraba un criminal/

Donde pudo planear/

Un crimen tan recordado./

Cuando se vio libertado (¿liberado?)/

Se dirigió a Marzagán/

Ya preparado su plan/

Se marchó a Las Lagunetas/

Y (a?) una familia completa/

La quiso exterminar.//

Tercera décima:

Y con mala intención/

El criminal se fue acercando/ (9?)/

Y al que estaba ordeñando/

 Le dio un golpe a traición./

No debe tener perdón/

Tal infamia cometida/

Pues la mujer distraída/

Que estaba en aquel lugar/

También la llegó a atacar/

Dejándola malherida.//

Cuarta décima:

Sigue el crimen su excursión (¿;)/                         

Y aquí el criminal se afana/                                  

Y al ver a una anciana/                                         

De un hachazo la mató./                                

Buscó rincón por rincón/

Y se encontró con el lecho/

Y a un niño de pecho/

Lo mató sin compasión.//

La cuarta décima, además de incompleta, creo que está desordenada.

Quinta décima:

El criminal se marchó/               

Y al final se encontró/                  

En (los) lindes de Marzagán./    

Él es de allí natural/

Y en ese pueblo vivía/

Por más que la policía/

Siempre tarde o temprano/

Al que mata a un ciudadano/

Lo descubren algún día.//

No recuerdo en absoluto esta décima –aportada por el abuelito de la persona interesada. O se me borró de la memoria o nunca llegué a oírla. Creo que el verso que le falta es el primero.

Sexta décima: De esta décima sólo recuerdo estos tres versos, que es posible que sean sólo dos, ya que el primero pertenece también a otro poema. Son los últimos versos de la décima y del poema:                                                                                                

...........                                                    

Con esto quiero decir/                            

Todo aquel que a hierro mata/              

A hierro debe morir.//

El abuelito de la persona que pide datos conoce una variante desconocida para mí, de la sexta décima. Son también los tres últimos versos.

........

Aquí puede usted saber/                   

Que aquel que con hierro mata/        

Con hierro muere también.//

Seguimos interesados en el tema. Si alguno de ustedes tiene nuevas sobre este conmovedor poema, rogamos nos lo haga saber. Gracias.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Raimundo -

Ya ven que la policía
siempre, tarde o temprano,
al que mata a un ciudadano
lo descubre algún día.

se ha llegado a saber
por los diarios competentes
y por boca de la gente
lo que llegó a suceder.

El criminal aquel,
que tal delito cometió,
porque otro lo inspiró
para compartir la herencia,
pero al leerle sentencia,
con su vida pagó.

Al fin fue sentenciado
en la sala de la Audiencia,
a uno le tocó perpetua
y a otro, ser fusilado.

Como había matado,
es pena muy merecida
la que le ha sido leída
por el justo tribunal,
que, como llegó a matar,
lo pagara con su vida.

Señores, recordarán
lo que este papel relata:
aquel que con hierro mata,
con hierro muere también.

Manolin -

bueno ya he leido lo el texto y me quedo aun con ganas de poder entregarselo al completo pero he preguntado a gente del lugar y todos recuerdan mas o menos lo mismo y mas bien recuerdan el principio, si consiguen recabar mas informacion sobre el mismo les agradecería la publicasen por aca y me lo enviasen al correo si es posible porque le hace ilusion lo de rescatar estas pequeñas parte de su memoria, de la nuestra tambien al fin y al cabo si terminamos conociendola. Muchas gracias por la colaboracion y espero qu entre todos consigamos el poema al completo.

Profesor Ruano -

Bueno, como saber, Rogers California, sé que murieron el padre, la abuela y el niño. La sangre al coagularse, por el frío del invierno montañés, salvó a la madre. El homicida fue ajusticiado. Pero me gustaría completar y "remendar" las décimas deterioradas. ¡Ah!, además me gustaría saber si la persona interesada se ha enterado de algo más, a través de su abuelito, al que, desde Tafira-Gran Canaria, envío un afectuoso saludo.

Rogers -

Gracias, profesor Ruano, por compartir con todos/as nosotros/as este episodio tan emotivo de la historia de Gran Canaria y, por ende, de Canarias y universal.
Por cierto, que ocurrio en realidad? Sabe algo mas sobre lo ocurrido?

Muchos saludos desde California
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres