Blogia
Trapera

La fantástica góndola de los lácteos

yogures(daniel bellón)

Siempre he dicho que la anodina compra en el super puede aprovecharse para aprender: desde portugués, echándole un ojo a las etiquetas de los productos, a otro montón de cosas interesantes, como esa extraña ley de la gravedad que afecta a los carritos hacia los lados, convirtiendo la compra en una suerte de deporte de riesgo. Pero ir al super exige, no ya ganas de aprender, sino contar también con conocimientos previos de alto nivel. Y si no me creen, venga, acérquense conmigo a la góndola refrigerada de los productos lácteos...

Vengan conmigo. ¿Se acuerdan ustedes cuando nos encontramos por primera vez con el bífidus activo? Ahora es ya casi como de la familia, pero aún así, se reserva profundos misterios en los que profundizar, tanto desde la tecnología de los alimentos como desde la filología clásica. Porque, a ver: bífidus activo. Esto está, me parece a mí, mitad en español y mitad en latín, porque yo creo que al transformarse el latín vulgar en castellano, las terminaciones en “US” desaparecieron, transformándose en “O”. Esto es. El bichito debería llamarse “bífido activo”, o poner su nombre completo en latín, de lo que me abstengo, más que nada por no epatar...

“bífido activo”, caramba. Si uno se va al diccionario de la academia y consulta la palabra “bífido” se encuentra la siguiente definición: “que está hendido en dos partes/ que se bifurca. Por eso se dice que los reptiles tienen lengua bífida. ¿es el bífidus un reptil? Parece que no, que es una bacteria o algo así, porque yo he oído hablar en los anuncios de la tele de lo buenas que son las bífidobacterias, ¿serán bacterias con lengua bífida?, qué yuyu...

Por otra parte, ojo, si hay bífidus activo, es que debe haber por ahí un bífidus pasivo, esto es, que no hace nada de provecho, no mejora nuestra flora intestinal y nuestras digestiones las considera asunto exclusivamente nuestro... Y este bífidus pasivo, con su lengua bífida. Siempre se ha dicho que una lengua bífida o de serpiente es aquella que es capaz de decir cosas completamente diferentes según las circunstancias y con la misma desfachatez. Me da por pensar que el bífidus pasivo no se encuentra en las tiendas porque es de consumo exclusivo de nuestra clase política, que no hace nada por mejorar nuestra condición de ciudadanos isleños, y se contradice diariamente con una sonrisa en los labios, tras ellos que se oculta un misterio ¿tendrán la lengua bífida como aquellos invasores de la serie V, que venían a comérsenos? Carajo, otra sospechosa coincidencia....

Y tras el bífidus activo/pasivo llegó una cosa muy, pero que muy rara: el L-casei-inmunitas. Toma más latín, y después los titulados en filología clásica sin trabajo. Hasta donde llegan mis recuerdos del latín (mantenidos frescos gracias a mi afición a Astérix), “casei” es “queso... O sea, que este es el “queso L que te inmuniza” o algo así. Lo de la L vendrá de leche que es de donde a mí me enseñaron que se hacía el queso en todas partes (menos en Japón que lo hacen de soja). Yo no sé qué te inmuniza el queso ese, ni donde está, pero a mí me provoca dolores varios en las cervicales. Me explico: coges la botellita, la abres, empiezas a beber y se te cuela todo el contenido de la botellita en el hueco de una muela, o ni lo sientes llegar al estómago, y te quedas con el cuello torcido y la botella sobre la boca pensando “ahora vendrá más...”. Pues nada, sigue esperando.

Y hay novedades. El último yogur que compré tiene “actiregularis”, y estoy mosqueado, porque ya podían darme el “actisobresalientis”, aunque, ahora que lo recuerdo, creo que eso de las notas ya no se llevaba y que tal vez debería llamarse “actiprogresaadecuadamentis”. Quizás sea uno el que “necesite mejorar”. Y otro botellín misterioso informa que su yogurcito líquido tiene “estanol vegetal “ y aquí si es ya cuando se empieza a perder el tino. Porque eso del "estanol" es purito Chiquito de la Calzada. Yo pensaba que los científicos no veían esas cosas, pero es que cada vez que digo "estanol", a mi se me viene a la cabeza al Chiquito gritando "estanorll, pecadorr de la prradera !!!"

La ofensiva final viene de los productos derivados de la soja, con pinta de lácteos de toda la vida. La soja es esa planta que no se entiende como pudimos vivir en Occidente hasta el otro día sin la soja. La soja tiene, dice la etiqueta de este yogur sin leche que tengo en las manos “isoflabonas”, que son buenísimas de la muerte, parece ser, para las señoras en edad de disfrutar del sexo sin preocuparse de los embarazos. Yo me rindo.

Y así lo digo: pido socorro a los tecnólogos de los alimentos que sé que me están escuchando, y a algún licenciado en Clásicas que me echen una mano con las traducciones, más que nada para ver si me convencen que todo eso no es más que montaje publicitario pseudocientífico, como cuando te hablan del detergente con “oxígeno activo” y tú dices “Ah, bueno, si tiene oxígeno activo ...”.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

7 comentarios

daniel -

Agüita Jose, eso me suena a que el lactobacilo acidófilo 1 ha digievolucionado...volviendose más poderoso... qué miedo. Y además hace malabares con citokinas celulares que se sabe son buenísimas de la muerte contra el retrodiafragma, donde quiera que eso esté... La cosa se pone dura. Por cierto, Saliste mu guapo en las fotos de la prensa... En serio, felicidades por el trabajo y sus resultados. Un abrazo.

jose MB -

Llevaba tiempo yo sin reirme tanto. El artículo es bueno de morirse. Tomo nota de tus dudas y DE LAS MIAS, y prometo resolverlas esta semana. Pero te adelanto que no vas desencaminado, con esto de la terminología científica pasa como con la jurídica, que nos dedicamos a disfrazar nuestras ignorancias a base de latinajos de tal modo, que pasamos de no tener ni puta idea a ser unos eruditos incontestables.

P.D. Anda suelto por las neveras de los Super un Lactobacillus cassei RHAMNOSUS, que por lo visto es nuevo. Mata mejor los bichitos malos de la barriga, es mas silencioso, tiene 5 marchas, lo hay niquelado y color burdeos, y lo que es más proporciona altos niveles séricos de péptido asufrados con enriquecimientos de metábilitos arginínicos que permiten la activación de la cascada del complemento para que en un alarde de malabarismo biológico las citokinas celulares bloqueen todas las lesiones de isquemia reperfusion. El único problema es que sólo es a nivel retrodiafragmático y lo que eso conlleva.

francisco -

Se me han saltado las lagrimas de risa leyendo este artículo, esta "sembrao" Daniel.
quedo a la espera del comentario del Doctor en veterinaria, técnologo de los alimentos y sacachapas de Trapera.

Bethencourt -

Daniel, leyendo tu artículo me lo he pasado tan bien, mutatis mutandis, como con un cómic de Astérix.

Un abrazo.

magacin66 -

Zambra, hay que ver qué mala leche tienes... (jeje)

zambraca -

tanto el yogur de cabra como el queso de cabra lo puedes encontrar en el Spar de Telde.
pero seguro que el yogur te parecerá algo fuerte, precisamente porque es eso, leche ácida.

magacin66 -

Un gran vaso de leche de cabra y un buen trozo de queso ahumado de La Palma sí que tienen esencias curativas milagrosas!!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres