Blogia
Trapera

“El Nacionalismo”

(Por Hideyoshi)

Siempre he pensado que la izquierda y la derecha sólo son dos reflejos, en sentidos totalmente opuestos, de un mismo espejo como si, camino de un lugar, nos encontráramos con dos senderos a elegir, ambos con destino aparentemente idéntico, pero anunciándonos la imposibilidad de llegar por el otro. El nacionalismo no constituye un caso aparte de esta norma, a pesar de que se trata de una tendencia política a la que tradicionalmente se ha cargado de tópicos, y de un misterioso y perjudicial sentido unitario en sus ideas que sólo contribuye a cargarlo de supuestas y graves “contradicciones” (por lo que podemos aventurar que dichos tópicos interesados han sido lanzados por tendencias políticas centralistas).
A fin de ver que el nacionalismo, que no es otra cosa que la reivindicación de la identidad nacional y el derecho de los pueblos a elegir su destino; no está exento de esta diferenciación entre izquierda y derecha, vamos a tomar el ejemplo de dos nacionalismos bien diferenciados: el de derecha, representado en la figura del fundador del PNV, Sabino Arana, y el de izquierda a través de Secundino Delgado, el padre del nacionalismo canario.
El primero es un nacionalismo excluyente y con afán diferenciador, lo que da una impresión de carga excesiva de complejos y de sentimientos de inferioridad. Baste sólo recordar las múltiples comparaciones entre el español y el vasco que hace Arana en sus escritos, encontrando en el español puntos criticables que en el vasco son virtudes.
El de Secundino Delgado en cambio, es más integrador, sin perder de vista un solo instante el objetivo independentista, influenciado por las palabras de Simón Bolivar en 1815 en el Congreso de Angostura: “No somos europeos, no somos indios, sino una especie media entre los aborígenes y los españoles”. Pero separándose de éste pues, a diferencia de Bolívar, no hay en sus palabras una idea de construcción nacional dependiente de los intereses de clase de un determinado grupo social (los criollos en el caso americano). Sino que Secundino, hijo de gente humilde y con unas tendencias políticas anarquistas, como demostró en su periódico “El Esclavo”, veía en la independencia no un medio para satisfacer sus intereses sino una oportunidad para la liberación, para crear “algo nuevo”.
Es en este punto donde encontramos otra diferencia entre Secundino y Arana, pues éste respondía con sus planteamientos políticos a los intereses de la burguesía vasca.
Creo que, por esto mismo, el mensaje de Secundino sigue vigente pues no defiende los intereses de una clase específica en un marco concreto, sino la alternativa de comenzar un nuevo orden social más justo e igualitario. Un primer paso en este camino debe ser el superar los miedos y desconfianzas que esos “tópicos” de los que antes hablábamos han creado en torno al nacionalismo. Una vez logrado esto daríamos un segundo paso…crear una conciencia nacional que supere esa “conciencia neblinada” de la que nos hablaba Manuel Alemán que, a veces, da pie a contradicciones en la mente del canario y que son el fruto del martillo constante de una “historia isleña” marcada por siglos de dominio colonial físico, pero sobre todo mental…más difícil de percibir pero del que nos lograremos librar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Luz -

Otro texto que merece la pena leerse: De Paz Sánchez, M., Secundino Delgado y la emancipación cubana. Ed. El Pirácrata, Canarias, 2001.

Se centra en la etapa de Secundino en Tampa, Florida, en el que en compañía de cubanos exiliados participa en El Esclavo, periódico anarquista, y promociona las luchas obreras. También en la lucha de Secundino en Cuba contra la ocupación española, intentando esclarecer su vinculación con el atentado con bomba en la Capitanía General de La Habana.

Es muy interesante porque se centra en la etapa secundinista que es abiertamente anarquista, anterior a la exposición de sus propuestas para Canarias, y que ayuda a entender las mismas, precisamente ese nacionalismo populista (o hasta si se quiere decir, de izquierdas), que quiere contar con el pueblo llano, o, mejor expresado, que surge del pueblo para lograr la emancipación de éste. Bajo mi punto de vista, ese nacionalismo no era un fin en sí mismo, sino un eje transversal presente para la consecución de la emancipación social. De ahí su famosa frase: "Antes que nacionalista, soy libertario".

AGUSTIN BETHENCOURT -

Muchas gracias, Orlando (por la información sobre Secundino y por las ganas de hacer prosperar el proyecto de la "biblioteca").
El primero de los libros lo he leído; los demás, no. Así que ya tengo por dónde empezar.
P.D. No sólo ha cumplido usted con su palabra, sino que además, con prontitud.

orlando -

Los libros que te dije son: dos de Manuel Suarez Rosales El primero de 1980 llamado Secundino Delgado. Apuntes para una biografia del padre del nacionalismo, ed Benchomo; el segundo Secundino Delgado. Vida y obra del padre del nacionalismo canario.ed.CCPC. Tambien hay algo de Jose Manuel Vilar de 1994 titulado El proceso contra Secundino Delgado y por ultimo de Manuel Hdez. Glez. Secundino delgado en Venezuela. El Guanche inedito, del 2003. Espero que esto te sirva y haber cumplido así la palabra dada. Cuidense.

orlando -

ya estamos en marcha con ello y la semana que viene Philippe, Jose, Elena y yo empezaremos a movernos. A ver lo que encontramos. por cierto Philippe me dejó un libro de Secundino que trae facsimiles del Guanche en Venezuela. Mañana te escribo precisando el libro que te dije. Un abrazo para los dos.

AGUSTIN BETHENCOURT -

Gracias, Orlando. Tomo nota y quedo a la espera de las precisiones.
Respecto a lo de la biblio, de nada, de verdad. No creo que las merezca. Eso sí, sería precioso que el proyecto saliera adelante.
Un abrazo.

orlando -

Yo la verdad es que no suelo concentrarme demasiado en datos biográficos, tal vez por la corriente histórica que más me atrae, el materialismo. Pero si sé que además del libro que mencionas hay un libro de la libreria del cabildo acerca de su figura como padre del nacionalismo canario(barato por cierto), perdona que no te diga el título pero no quiero meter la pata lo miro y el lunes te escribo. Yo más que biografías te recomendaría ir a las fuentes primarias: Vacaguaré y el Guanche(se encuentra en la hemeroteca del Museo Canario). El Esclavo tendría que consultar si está. Un abrazo y perdona por la poca ayuda prestada. Por cierto gracias por tu artículo acerca de la biblioteca en Moscú y espero que sigas colaborando. Un abrazo.

AGUSTIN BETHENCOURT -

Estimado Hideyoshi: ¿Podrías decirme qué libro o libros sobre la vida e ideas de Secundino Delgado están disponibles ahora mismo en librerías? Sé que hay una biografía suya, escrita por Manuel Hernández Rosales, creo recordar; pero está descatalogada hace ya años. Gracias por adelantado.

jose -

Para los que no tenemos una formación histórica amplia, creo que nos resulta indispensable y muy útil este tipo de reflexiones. Es una pena que en en estos días de celebración, de homenaje, de fiesta, o de no se qué de Canarias, las activiaddes, y programa oficial de actos se limiten al aspecto folclórico y estético de una canariedad un tanto manida.
Es curioso y bastante definitor4io que para encontrar manifestaciones que impliquen conciencia de identidad canaria haya que huir y abandonar el ámbito oficialista, de una Comunidad gobernada por un partido de corte nacionalero, y buscar en otros foros de opinión independiente.
Muchas gracias por enseñarnos.

jose -

Philippe -

Gran y programático artículo. Ojalá el supuesto nacionalismo canario en el poder hubiera hecho alguna vez la mitad del esfuerzo de lectura y reflexión que propones en tu artículo. Sí, Secundino Delgado guarda un modo de comprender la identidad que podría ser una alternativa a aquellos configurados en torno al modelo del Estado-nación.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres