Blogia
Trapera

Cito a Enrique Falcón

(por Philippe Tacoronte)

A mis manos llega, espero que no casualmente, un librito con aspecto de manual, casi libro de texto con preguntas a modo de ejercicios de dinámica de grupos. Se llama "Ética en común" y está editado por la Plataforma para la promoción del voluntariado en España. La finalidad del libro es clara:"comprender el código ético de las organizaciones de voluntariado". Y ahí va con un prólogo de la filósofa Adela Cortina. El autor se llama Luis Aranguren Gonzalo.

El libro no tiene desperdicio y sin duda no sólo es válido para grupos de voluntarios en ONG o en organizaciones de la Iglesia, sino también para el trabajo en educación secundaria o en la universidad. Consigno estos datos por situar el marco en el que me he encontrado con un breve texto del poeta Enrique Falcón. No es un poema, pero para mí es más que eso. Una pequeña reflexión que sirve de introducción a uno de los capítulos del libro, sin altisonancias ni solemmnidades. Nada de grandes palabras. Pero sí un gran silencio secreto que dejará en más de un lector. Cito entonces a Enrique Falcón (a muchos sonará como si hablara desde otro Galaxia, pero en realidad se refiere a algo que queda mucho más allá):

"La presencia interpeladora de la experiencia cotidiana de la pobreza puede plantear al voluntario social cómo organizar sus opciones personales, si reordenar de modo distinto nuestras casas, si reconstruirlas en otro sitio (posiblemente no tan "céntrico") o incluso, si ya no construir casa alguna y vivir, como tantos, a la intemperie de la realidad".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Enrique Falcón -

Gracias, hermano. E libro de Luis es lo mejoricito que sobre esta realidad se ha escrito en nuestras latitudes. Y el secreto del que hablas se desvela, aun dejando pocas huellas, en "Dimensiones políticas del voluntariado", un cuadernillo que publiqué en Cristianisme i Justícia y que puedes encontrar, en catalán y en castellano, en la red. Esa intemperie no es sólo --en efecto-- la de las cunetas de la historia, pero también.

Va con un abrazo grande

Enrique (Quique) Falcón

Fernando -

Qué esfuerzo habrá que hacer entre tanto fósil dentro de uno, entre tanta miseria acumulada. El problema de aparecer sin aparecer (el don verdadero, como sabés). Siempre "yéndose".

Fernando -

La Intemperie. Esperemos que sea posible todavía (per nos) asistir a ella. Un abrazo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres