Blogia
Trapera

LA TECNOLOGÍA ES LO QUE TIENE....

LA TECNOLOGÍA ES LO QUE TIENE....

Por Hideyoshi

          Una vez leí que la tecnología constituía un camino de no retorno, nunca podemos volver al punto exacto en el que estábamos antes de utilizarla. Su sólo conocimiento ya nos afecta. No es que no podamos vivir sin ella una vez la hemos utilizado, sino que su uso nos cambia nuestras pautas de pensamiento y de entendimiento de las cosas.

         Como decía un profe, lo mejor siempre es un ejemplo….¿no calentábamos antes la leche por la mañana en el calentador? (un par de minutos que duraba la cosa) y hoy lo hacemos en el microondas y hasta largo se nos hace el minuto que tarda, pues la tecnología nos ha acostumbrado a lo instantáneo.

         Yo fui una de esas personas que tardó en pasar del vinilo al cd, y aun compro algún vinilo si pillo por ahí. Y el teléfono móvil no llegó a mi vida hasta  los 24 o 25, aún uso el segundo de los aparatos que he tenido. Me negaba a tenerlo pues sabía el enganche que suponía… ¿o a ustedes no les parece ya casi imposible quedar en verse con alguien en la calle y no llevar el móvil por si no lo ven?...¿es que antes no quedaba la gente?

         Hoy me iba a dirigir por la noche al Sur y, como soy un despiste con patas, se me olvidó el móvil….a pesar de  ello continué con el coche, pero pueden creerse ustedes que iba nervioso por si pasaba algo no tener a mano un móvil para llamar a una grúa. Seguro que ustedes han tenido sensaciones parecidas…pero la tecnología es lo que tiene….

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

hideyoshi -

la verdad es que la tecnología a veces acerca lo que la distancia aleja. Un abrazo para la isla majorera

Luis Vea García -

Saludos desde Fuerteventura, tan cerca, tan lejos...

hideyoshi -

Yo más de una vez me he visto en las mismas pero, como quería reclacar en el artículo, los avances tecnológicos modifican nuestra forma de actuar y de pensar. Las nuevas tecnologías, en las que prima la inmediatez, parecen querer relegar al olvido las tardes de espera como a las que usted nos ha transportado con sus palabras. Un abrazo

Profesor C. Rodríguez Ruano -

Quedé con un amigo a las cinco de la tarde del domingo. Lo esperé: primero paseando; luego sentado, en la Plaza de los patos o de las ranas o de Hurtado de Mendoza. Evidentemente, estamos refiriéndonos a la ciudad de L/P de Gran Canaria. Se hicieron las siete. Al final llegó con algo de retraso. Simplemente, había llegado una visita a casa de sus padres y era una incorrección marcharse. En aquel tiempo existían las incorreccciones. ¿Que por qué no lo llamé por el móvil. La verdad no lo sé. Era un domingo de 1957.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres