Blogia
Trapera

PERDER EL MIEDO

(Por Agustín Bethencourt)

Una afirmación: no hay que tener miedo. Incluso mejor: Hay que no tener miedo.
Una constatación: a menudo eso no es así. Incluso más: ahora no es así aquí.

El miedo a perder el trabajo nos convierte en esclavos de las arbitrariedades del sistema.

El miedo al qué dirán nos convierte en plumas al viento de la moda y la convención; sin otro criterio que el pasar desapercibido.

El miedo a ser descubiertos nos inmoviliza, nos paraliza.

El miedo al cambio nos convierte en rehenes de nuestro presente.

El miedo a perder privilegios nos convierte en seres egoístas y... más miedosos.

El miedo a perder lo que poseemos nos impide compartir, no nos deja ser.

El miedo a SER borra nuestras huellas; y nos impide ver el camino que otros han abierto para nosotros.

El miedo al OTRO convierte en terroristas a todos los que son diferentes.

El miedo a sentirnos inseguros nos convierte en marionetas en manos de los salvadores de la patria.

Arrancarnos el miedo es un ejercicio imprescindible aquí y ahora. De otro modo, a la loza que siente el colonizado, habrá que sumar la loza de la globalización del miedo. Depende de cada uno seguir teniendo miedo (o no). Y sólo hay una forma: arrancarla de cuajo con el movimiento (que es) libre. "La historia es una co-creación de hombres libres", nos decía Emmanuel Mounier. Cada vez más gente oye esta voz en su interior, la voz de la libertad que hace la historia: asambleas, movimientos ciudadanos, grupos de debate y discusión, movimientos de defensa del medio ambiente, medios de comunicación no mediatizados, personas hartas de cadenas y mentiras... Bendita la gente que está perdiendo el miedo. Y que hace a Canarias, su pedazo de paraíso y de infierno, más libre.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

22 comentarios

Daniel -

Me llamo dani y tengo 16 años, todavia voy al instituto y estoy en una asociacion luchando contra aquello que no me gusta, por lo que me parece mas justo, y sobre todo por la libertad de la sociedad de cualquier tipo.
solo queria decir que la juventud esta cada vez mas activa y es cada vez mas consciente de los problemas de nuestra sociedady que es muchisima gente la que se esta moviendo, sobre todo mi generacion y que todos estamos muy contentos por que hemos cambiado cosas y tenemos la gran esperanza de que todo cambie un dia.
por cierto nos ha gustado mucho tu articulo y que sepas que ninguno de nosotros tiene miedo de nada y que seguiremos luchando.

Profesor Ruano-2 -

Recuerdo que en los 70´s y estando la juventud canaria en lucha contra la colonización, escribimos un trabajo periodístico en el que alentábamos a la generación luchadora a seguir en la brecha. Y concluíamos más o menos: -"Si nos falla esta generación, crearemos otra". La juventud respondió, y estamos seguros de que si se repitieran circunstancias similares, la nueva reacción sería también semejante....A pesar de que don Adolfo suárez --el político, claro-- prometió "españolizar" Canarias. De hecho vinieron miles de maetros a realizar la tarea. Curiosamente, los descendientes de estos neocolonizadores, excepto los que por miedo se marcharon, son hoy luchadores canarios. ¿Quién dijo miedo? Los casos citados por el profesor Bethencourt se corresponden con los claudicantes, pero seguro que no son mayoría. ¿Y si lo son?: -"Entonces crearemos otra generación".

Profesor Ruano-1 -

Las cosas se pueden decir de muchas maneras, y ésta del profesor Bethencourt exponiéndonos su catálogo de superación puede er igual de buena. Soy de la opinión, sin embargo, de que el miedo es libre; lo que no parece aceptable es dejarse dominar por él. No sentir miedo en algún momento, por alguna razón justificada (o no), parece imposible; pero si superamos el miedo enfrentándonos a los fantasmas y realizando la tarea, entonces parece, incluso, como si el miedo fuera beneficioso, pues nos obligó a pensar, razonar e incluso superar la causa o el causante del miedo

perera -

El libro fue publicado por el Cabildo de Gran Canaria en 1989, aunque el texto fue escrito entre 1980 y 1987.

Filosofando -

Por curiosidad: ¿en qué año fue publicado el libro de Padorno, El Náufrago sale? porque si fue hace tiempo, pues hasta nosostros estábamos incluidos en esa juventud, y también, pues está actualizado puesto que, como parece, responde a la situación actual.

perera -

Por momentos me emociona mucho... Viene muy a cuento el que Tacoronte haya aludido a él. El texto se llama "Marcha", y está -como ´se decía- en EL NÁUFRAGO SALE, en su parte llamada "El animal perdido todavía" (p. 121).

Manuel -

El náufrago medita sentado en la cornisa, en Altavista. Contempla La Isleta rumorosa, al sol. ¿Cuándo se pondrá en marcha la juventud canaria, cuándo? ¿Pasará otra generación? ¿En qué se entretiene solamente, en nada? ¿En la fiesta del barrio? ¿En el Carnaval anual? ¿Estudia? ¿Lee? ¿Es que no hay todavía material suficiente? ¿No han sacado de ese libro alguna llama? ¿No tienen el poema terminado? ¿El traje hecho? ¿El folio dibujado? (...) Cuánto le gustaría que la juventud canaria se pusiera en marcha. (...)

Manuel (Padorno) ((perera)) -

"Cuanto le gustaría que el muchacho y la muchacha canarios se pusieran en marcha. Cómo le gustaría. Que lo tuvieran claro de una vez para siempre (...). En cada casa. En el rigor. Esa es la cuestión. A pesar de tanta penuria (de todo tipo), aún a pesar de todo la juventud canaria ¿europea? debe tener convencimiento suficiente, decisión, luz personal, haberlo pensado mucho ya, haberlo madurado decididamente, a pesar de tanta penuria, para que una sorda convocatoria general "inútil" los reúna, un silbo inaudible los convoque, sea oído, escuchado, que me reclamen a mí en qué consistiría, dónde, cuándo, qué marcha. Seriamente. Con alegría. (...)

Filipus Tacoronte -

está en "El Naufrago sale", pero tengo que buscarlo, el poema es una visión reflexiva sobre Canarias hecha desde el mirador de Altavista. "¿Cuándo se pondrá en marcha la juventud canaria?" recuerdo que decía.

Bethencourt -

Gracias por la referencia, Filosofando.

Por cierto, Philippe: ¿a qué poemas de Manuel Padorno te refieres cuando hablas de su llamada a la juventud?

Filosofando -

Yo creo que los políticos canarios no es que no tengan nada que hacer o está perdidos porque Europa está en crisis, más bien creo que están en crisis aquí por cuestiones de su propia cosecha.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Filosofando -

Según tengo entendido, Younis, no sólo piensa que la juventud actual es solidaria. Piensa que en la juventud actual hay grupos solidarios y también piensa que, en general, también es pragmática pero ese pragmatismo lo considera una defensa antes las condiciones socio-económicas impuestas en la sociedad. Recomiendo la lectura de su libro LOS JÓVENES CANARIOS: CÓMO SE VEN Y CÓMO SON VISTOS, para saber más de este tema a través del estudio de Younis.

Bethencourt -

Respecto a tu última pregunta, Philippe, me cuesta contestarla. Hace ya algunos años que no vivo en el Archipiélago y no tengo contacto diario con los jóvenes de las islas.
Sólo puedo apuntar que la generación que está ahora por debajo de los veinticinco es muy pragmática y muy directa. Es menos reflexiva -quizá- que los que pasamos de los treinta, pero mucho más activa cuando tienen una idea clara. No muelen la batata: lo tengo claro=lo hago.
Por otro lado, creo también que esta generación de la que hablo es más egoísta. Piensa en su trabajo, en su casa, en su confort material... y le cuesta salir de ese círculo de intereses.
Sin embargo, Younis, psicólogo y catedrático de la ULPGC sostiene que la juventud es muy solidaria, y eso me hace dudar mucho de mis argumentos, puesto que él está mucho más cerca del tema del que hablamos.
Por último, si volvemos al tema de los miedos, creo que en el ámbito personal, en las relaciones Yo-Tú, esta generación está más desinhibida. Que si le tienen que decir al jefe que está equivocado, se lo dicen, vamos. Y eso me parece positivo.
Espero que mis impresiones puedan enriquecer -a pesar de la distancia- el debate.
Un saludo.

Bethencourt -

Filosofando, es verdad que los de arriba tampoco las tienen todas consigo. Ni tienen ahora mismo en Canarias las ideas muy claras. Es normal, ellos nunca han pasado de ser (no les han interesado y no han tenido valentía) intermediarios. En una Europa en crisis y en un mundo unilateral, están perdidos. En este sentido, me parece muy bueno el artículo de Pepe Alemán de hoy en CanariasAhora. Muy certero.

Luis -

Yo creo que en la juventud canaria se ha dado tradicionalmente una mezcla de dos posturas que, en cierta forma, resulta esquizoide. Por una parte, la asunción de determinados modelos importados y, por la otra, el reconocimiento de un diferencial entre lo que esos modelos reflejan y la realidad radical a la que se enfrentan. Ante el dolor y la desazón de tener que asumir la responsabilidad y la crítica es preferible protegerse en la imitación. Lo que lleva en última instancia al conformismo y a un tipo de actitud complaciente que se da mucho en las islas, que desemboca en cierto vacío existencial. Pero es cierto que esto no es así para toda la juventud canaria. Afortunadamente, creo que hay un sentimiento de repulsa hacia tanta apatía. Por qué debe ser ésta la única respuesta esperable, casi impuesta por la inercia de siglos. En este sentido me muestro optimista con respecto al rumbo que va tomando una sociedad que parece interesarse por algo más, aunque sea en núcleos reducidos e inarticulados, o tan sólo en el fuero interno de cada uno. Por supuesto, sí que considero que hace falta un cambio cualitativo de mayor envergadura. Un estado, quizá utópico, en el que el canario contemple su realidad tal cual es y tal cual se alumbra (aunque a lo mejor esto último suene demasiado idealista, si bien lo entiendo en un sentido de crítica a la realidad circundante).

Filosofando -

Hablamos de la misma moneda Bethencourt. Ni tampoco para los que impone esa fórmula del miedo las tienen todas claras. Es una fórmula no tan exacta, de hecho hay muchos que no tenemos ese miedo del que hablas. Hay consciencia o hace falta tener consciencia de nuestra situación. En cuanto a lo que dice Philippe, añadiré que adultos y jóvenes tienen su quehacer.

Tacoronte -

Bethencourt, para ahondar un poco preguntaría: ¿la juventud canaria (que invocaba, a la que llamaba ya Manuel Padorno en poemas de los ochenta) ha asumido su responsabilidad más allá de la imitación? ¿qué piensas?

Bethencourt (2) -

Continúo con tu pregunta, Philippe.
Siento la fuerza, decía, pero echo en falta coordinación. No se trata de imponer, ni de asimilar ningún proyecto ajeno, no. Pero sí de subir la antena y de estar atentos a qué proyectos pueden estar en marcha en Canarias y fuera de Canarias que permitan intercambiar experiencias, información, formas de actuar, etc. Muchos somos los que tenemos claro ya lo que no queremos: una Canarias sumisa, ecológicamente masacrada y económicamente minusválida y dependiente. Pero, ¿qué hacer para abrir camino? Seguro a que a esta pregunta responderemos mucho mejor desde distintos frentes que desde uno solo, por muy interesante o rico que sea.
También entiendo que hay que reflexionar mucho sobre la manera de hacer pasar el mensaje: muchos estamos de acuerdo, digo. Sí, pero. Hay miedo a ser confundido. A que repulsa al dependentismo sea interpretado como guanchismo irracional o con pandereta de partido de fútbol y de asadero siete estrellas. ¿Cómo hacer pasar el mensaje -el real, no el folclórico- sin que te pongan el sambenito y sonrían al verte pasar?
Creo que son cuestiones que tenemos que ir resolviendo. Se dan las condiciones. ¿Qué nos falta entonces?

Bethencourt -

De acuerdo contigo en que una de las causas del miedo puede ser el desamparo ante los palos (económicos, también) que reciben algunos grupos y sectores sociales. Creo, por otro lado, que el miedo puede estar fundado, pero eso no significa que esté justificado; y mucho menos que sea bueno para el que lo siente.
¿Qué ocurre por ejemplo cuando la respuesta ya está prevista en la propia pregunta? Acción-Reacción. Creo que algunos, desde arriba, contemplan así la relación entre el poder y la calle. "Te asusto-Tienes miedo=tengo el control".
La respuesta estaba prevista.
Saludos.

Filosofando -

A veces pienso que el miedo es una respuesta emocional a la situación de desprotección en la que nos deja este sistema económico actual que no es justo para todo el mundo...

Anónimo -

Otro abrazo para usted, maestro Tacoronte.
Siento desde aquí la fuerza de la savia nueva canaria. Asambleas por la democracia en Tenerife, debates filosóficos en Gran Canaria, prensa libre -por fin- en la red isleña, jóvenes que viajan y viajan con la perspectiva del retorno retoñador, traperas que rompen mordazas... Podemos -y debemos- hablar mucho más sobre el tema. He aquí un entrante para el gran banquete de la palabra.
Vale.

P. Tacoronte -

Antes que nada, un fuerte abrazo, ingeniero Bethencourt. De acuerdo en todo lo que dices, pero también te pregunto sobre la última parte de tu valioso texto: ¿notas ese movimiento en Canarias? ¿Ese despertar de los ámbitos de debate, reflexión y acción? No es pregunta retórica, sino el intento de confirmar una perspectiva que en cierto modo comparto. Escucho.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres