Blogia
Trapera

LA PALABRA QUE UNE

(Por Agustín Bethencourt)

Estas palabras son más por mantener un contacto que por transmitir un mensaje o ideas determinados. Lo cierto es que Trapera se ha convertido ya para algunas personas (dentro y fuera de Canarias) en referente de debate casi imprescindible, en una ventana a la que asomarse para compartir con el vecindario preocupaciones mundanas y menos mundanas. Por lo que a mí respecta, me pasa a menudo que el cansancio que me invade tras la jornada laboral me resulta un poco irritante porque me impide leer con tranquilidad Trapera –cuanto más comentar o escribir un artículo, señal inequívoca de que esta criatura me pide cuidados que –pueda o no pueda darles- me hacen estar pensando a menudo en ella.

Como las cosas no son nunca perfectas, este cansancio del que hablaba antes, es un “efecto secundario” de algo con lo que he soñado durante muchos años: poder simultanear tres lenguas que amo tanto: español, francés y ruso. En mi trabajo para el Ministerio de Asuntos Exteriores de España me veo obligado (con mucho gusto) a pasar del español al ruso y viceversa a cada momento: traducciones, entrevistas, etc. En mi trabajo para la institución homóloga francesa me he reencontrado con mi adorada lengua francesa y, además, la compagino con ruso y español. Lo dicho, un sueño hecho realidad. Pero, claro, como contrapartida, estar con este trajineo mental de 8 a 8 (a lo anteriormente dicho he de añadirle mi proyecto de tesis) me deja literalmente hecho gofio al caer la noche.

“Situaciones ideales no existen”, me digo en los momentos de mayor cansancio. Y es verdad. Pero no pienso seguir con este ritmo más allá de uno o dos años. Demasiadas cosas se quedan en el camino: ese medio día en el que terminar de leer a Buber, esa tarde completa para escribir sobre tantas ideas que bullen y bullen sin tomar forma… En fin, de estas y otras cosas también se puede hablar a través de este hermoso lugar de encuentro: de Trapera y de uno mismo… Realidades que, de alguna manera, empieza a estar-ya-muy-cerca.

Bueno, amigos, espero tener tiempo antes de mi llegada a Canarias de contar algo más y leer con atención los artículos que vayan saliendo. Mientras tanto, salud para todos y larga vida a este archipiélago de palabras.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

18 comentarios

Maila -

Querido Bethencourt, como no me contestas a mi oferta de libros, pues ya me pasare por la Embajada de Moscu a ver si te veo. Con suerte dentro de poco te dare una sorpresa por esas tierras, y si no... siempre esta alla lejos Las Palmas

Rogers -

Hola, campeon!
Aunque mi comentario lo inserto tarde (ya estas de vuelta en tu trabajo de 8 a 8 y, yo se tambien, disfrutando como un enano de dos metros)no puedo dejar de mencionar que me "enganche" a Trapera gracias a ti. Asi que: ni se te ocurra dejar de publicar tus articulos!
Besotes para ti y para la protagonista de la pelicula

Bethencourt -

Podría (y quizá debería) decir muchas cosas, pero sólo me sale una.

GRACIAS.

Pelycar.Drago -

Querido Agustin. (Hola tocayo).Estoy muy de acuerdo con el comentario de Grancanario.! Qué gozada es encontrarse nuevamente con la gente que te quiere,sin tener que utilizar ni el ruso,ni francés,simplemente hablar Canario,de percibir el olor a lava, alisios ,pinos,panza de burro mar,comentar nuestras cosas,tertuliar en perras de vino,olfatear el olor al gofio,a las papas arrugadas y en esta época, a vino nuevo,mosto,aguapié con batatas y "chochos" (no altramuses,como dicen los de "allá).Tambien incluyo "El sancocho y el caldo pescao"Qué duda cabe"
!Ah, por cierto, en ésta vendimia,tu amigo,Goyo, el Fillo y compañía,tuvieron que utilizar la escalera para cortar el fruto por excelencia del dios Baco.
Busca tiempo, apesar de las 8 a 8 laborables y sigue insertando tus comentarios en Trapera,como bien tu dices con ello mantienes un contacto,aúnque digamos algunas "paparruchadas".Yo por supuesto,cuando llego tarde a casa,voy directamente a Trapera."Estoy enganchado,tio".
Finalmente estoy nuevamente de acuerdo con Grancanrio en la primera parte de su comentario,pero en cuanto a regalos...!Búscate la vida y no me ocupes para esas bromas.
Un beso para la "NIÑA".
12.10.04

!.
Te animo a que sigas escribiendo tus comentarios en TRAPERA

Anónimo -

También a mí me parecen muy interesantes tus reflexiones si no no estuviera dialogando. Me ha llamado especialmente la atención lo de la existencia del otro en una lengua, creo que es básico.Creo también que no hay un desdoblamiento, eso me suena a esquizofrenia ¿no? no sé, creo que "uno habla con uno mismo" como si meditara, o pensara, digo.

Philippe -

Es interesante lo que dices, sobre todo la frase "la individualidad también existe". En la individualidad, en solitario también hay palabra interior, por supuest;sin embargo, ¿cómo podríamos hablar con nosotros mismos si no estuviéramos ya desdoblados? No es una pregunta retórica (pero también me la hago a mí mismo).

Anónimo -

Philippe, la lengua, como la cultura, por supuesto, conidero que la lengua no es algo privado, no iba por ahí. Pienso que la lengua, como cultura que es, es colectiva y no meramente individual, pero sí individual como expresión indivudual de un sentimiento (hacia el otro o hacia ti mismo). Creo que la individualidad también existe ¿no? Además, la lengua es un invento, en cuanto a que nace de un consenso social, así lo veo. Saludos.

Grancanario -

"Situaciones ideales no existen". Eso dices tú en tu artículo, hermano, pero tengo que corregirte. ¿Existe una situación más ideal que poder disfrutar con la familia y amigos y en tu tierra tu día de cumpleaños, después de haber estado tanto tiempo entre culturas?... Supongo que se podría mejorar, pero yo lo veo bastante ideal. Y encima va y te dan regalos. ¡¡Ideal, ideal!! Cuídate. Un abrazo desde Telde.

Philippe -

Creo que aunque uno esté solo sigue siendo el otro quien interviene en nosotros y en esa lengua que no hemos inventado. No hay idioma privado.

Anónimo -

Yo decía lo del amor o del enfado por nombrar algún sentimiento profundo, pero estoy de acuerdo contigo que es el otro quien determina... quien determna , ahora que lo pienso, relativamente porquecon un cabreo sordo y en solitario ¿qué idioma te sale? En cualquier caso creo también que es un un mundo inmenso, con color, como dice magacin66, y atractivo, por supuesto. La otra cara de la moneda, aunque suene raro ya que todo es positividad con lo de hablar otras lenguas, es cuando una persona elige hablar otra lengua porque no le gusta la suya propia, huye, se refugio... ¿no?

Priviet -

Ivan -

Me identifico mucho con lo que dice Bethencourt sobre aquello de no tener tiempo ni para rascarse, pero tengo que decirles que aunque no escriba muy a menudo, para mi Trapera se ha convertido en esa pagina que quiero ver todos los dias en algun huequito que le robe a la prisa. La ojeo un poco deprisa y muchas veces no me detengo en los articulos todo lo que deberia, pero tampoco me puedo pasar sin echarle un vistazo cada dia... Es algo que me encanta, casi como estar mas cerca de Canarias.
Y en cuanto a lo de los idiomas... pasan cosas insospechadas. Yo uso 3 en mi vida cotidiana y si, el materno siempre es el materno, pero tengo otro que, aun habiendolo aprendido de mayor, lo siento tan cercano que cuando me cabreo de verdad las primeras palabras irracionales las ladro en ese idioma y no en nuestro espanhol de Canarias. increible pero cierto.
Un saludo

Anónimo -

Ya, ya, yo me refiero a que siempre hay una identificación mayor con un idioma que con otro y no tiene que ser la lengua materna. Creo que la lengua es la materialización de una cultura y se puede ser sensible a cualquier cultura,o sea, a cualquier lengua. Lo del colorido me gusta, ¿podría ser eso de la multiculturalidad? aunque con ese término hay que tener cuidado porque hasta la derecha más derecha lo usa pero en el fondo es un afán de expansionismo económico, creo

magacin66 -

Hace años conocí a una persona que hablaba y dominaba 5 idiomas. A cada uno le tenía asignado, irremediablemente, un color.
Nunca supe exactamente qué significaba eso, pero siempre me pareció que se refería a que cuando hablaba en un idioma determinado pensaba en ese color o tenía muy presente ese color... no sé... siempre me quedé con esa duda!!!!

Philippe -

No lo sé. Tengo muchas dudas y preguntas en lo que respecta a vivir entre idiomas. Pero sí sé que a fuerza de vivir entre varios uno puede llegar a extrañarse intensamente de su lengua materna. No niego (¿cómo podría?) el sabor y el sonido corporal de la lengua materna, pero si aludes al amor o al enfado, creo que ahí quien predomina es más el otro que uno y su idioma. Y también se podría hablar (¿pero en qué lengua?) de lo que significa añorar un idioma, hay un mundo en ello.

Anónimo -

de todas manera yo pienso que hay un idioma que predomina, con el que amas profundamente, con el que te cabreas profundamente, etc. ¿no crees?

Elena -

No decaigas, tendremos en cuenta que tus comentarios mermen debido a tu horario laboral pero, lo importante es que no pierdas el contacto con el mundo no.-laboral

Philippe -

La extraordinaria experiencia de moverse entre dos lenguas, Agustín, me parece un misterio; no es cuestión cuantitativa, pero me imagino cómo será entre tres: una Babel interior en la que si bien una de las lenguas es la más próxima afectivamente, ninguna tiene más verdad en sus "decires" y "dichos" que la otra. Recuerdo al poeta Juan Jiménez diciendo, con la pasión que lo caracteriza: "al menos otra lengua, una lengua más, eso es indispensable para haberse enterado de algo". Puede ser. Abrazos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres