Blogia
Trapera

¡HOY ESTOY CONTENTO!

¡HOY ESTOY CONTENTO! (Por Jose_MB)

Sí, sí, hoy estoy privado, respiro mejor, tengo sonrosado los cachetes, le he dado un beso al panadero y 2 euros de propina. Y es que llevo así dos meses, dos meses que todo es color de rosa, ¡que coño de rosa, de fucsia señores, de fucsia!.

Yo ya empecé a sospechar algo, cuando allá por el mes de marzo, los niveles de colesterol y bilirrubina se me normalizaron, crecí cerca de 30 cm. en dos semanas, los ojos se me volvieron celestes, la calva se transformó en moña rubia tupida, desaparecieron las arrugas, y las obreras por la calle, parapetadas tras el martillo hidráulico, me piropeaban rendidas ante tamaña belleza.

Yo que siempre había sido una persona gris, biliosa, malencarada, ahora repartía caramelos a los nenes en el parque, acudía al bingo, y silbaba a todas horas “Palmerita donde vas”.

Asustado acudí al hospital Dr. Negrín (sin cuña y por urgencias) tardaron en atenderme 2 noches, pero claro no me importó porque estaba dando botes de alegría y entusiasmo.

Nada más verme la enfermera, me pasó a una sala muy pequeña pero coqueta, a la par que funcional. Allí estaban 34678,5 enfermos como yo, todos cantando “Palmerita donde vas”, rubios y con moña. Ese sutil detalle en una persona observadora como yo, no pasó desapercibido. ¡Lo mío era contagioso!, sin duda. El médico nos fue atendiendo por estricto orden cronológico de uña, y claro, la cosa se retrasó un poco. No me importó porque yo estaba contento.

Amablemente el facultativo me realizó una biopsia subaraqnoidal de jamón y queso, con pespuntes en el dobladillo, eso sí, con epidural de garrafón, que no me dolió nada de nada. A los dos meses ya tenía el resultado. Si de acuerdo, un poco tarde, pero es que no me importó porque yo estaba contento.
Diagnóstico: ¡ataque agudo de orgullo patrio!

Era normal, me explicó el galeno. Los últimos acontecimientos en nuestro país habían hecho mella en mi frágil anatomía. Todos aquellos manifestantes en Madrid y demás ciudades que tras los atentados del 11-M salían a la calle pidiendo un cambio de gobierno, lo hacían movidos fruto de una profunda reflexión, madurez y espíritu crítico del que siempre había hecho gala el noble pueblo español. No, no, no era porque se hubiese asesinado a cerca de doscientas personas, no. La patada en el culo al PP atendía a motivos racionales, lo que pasa es que algunos medios de comunicación perversos intoxicaban al país diciéndonos que el PP le sacaba cuatro o cinco puntos en los sondeos pre-electorales al PSOE. ¡Imposible señores!, ¡todo mentira!, lo que pasa es que yo no me daba cuenta… El Prestige, el meneo de cadáveres del “Chacolev” ruso (o cómo se llame), la guerra preventiva contra los moritos malos, la reforma educativa, las clases gratuitas de ostias y confesionarios para todos y todas desde pequeñitos, la más que enmendada ley de extranjería,… no pasaron desapercibidas para el ojo sagaz y el espíritu crítico y reflexivo del noble pueblo español, y el PP estaba abocado a perder las elecciones. ¡Coño, y yo no me daba cuenta!

Fue entonces cuando nos dijeron por la radio y por la tele, entre tómbola y salsa rosa, corrida de toros y fútbol, que la gente se había echado a la calle y el cambio político había ocurrido por un acto de madurez, cuando por fín lo entendí. ¡Maduros que somos unos maduros!

Estoy orgulloso de pertenecer a la estirpe de D Gonzalo Díaz de Vivar, y el Gran Capitán. Por eso estoy contento y mi ataque de orgullo se ha complicado más estos días.

¡Qué bonito está Madrid!,
¡Qué bonita la Cibeles!,
¡Qué bonita está Letizia!
Don Felipe…. (¡Perdón, es que no encuentro nada que rime!)

Se me humedecen los ojos al ver la emoción de los novios, el pueblo, los voluntarios, los gatos de la calle, los lazos y los abanicos, la alfombra roja, la pamela, las flores, los pajes, los nietitos del rey, las crónicas de Peñafiel…y así 47,8 horas al día ininterrumpidas.

Me gusta que la monarquía se haya acordado de mí y me haya hecho partícipe como cualquier otro español de este bonito evento matrimonial, incluso hasta del pago del mismo, para que luego digan que a Canarias no se la tiene en cuenta.

Senté a mi hijo en mi regazo y le conté lo bonito de los edificios engalanados e iluminados de la Gran Vía y lo importante que eran esos señores y todo lo que iban a hacer por nosotros, que era como en los cuentos pero, de verdad y él también se emocionó…

Le expliqué lo importante de lanzarse al suelo y arrancar un trocito de alfombra roja, aunque la señora de al lado te golpeé con el paraguas, lo trascendental de empaparte como un pollo 2 horas bajo la lluvia para ver saludar con su grácil manita al conde de Runpartyerdeswqxcf, el escote de la Sra. de Freqwiort y la pamela de la reina Saretyughj IV, y se lo creerán o no pero él también lo entendió…

Así que en esas estamos, yo contento, el contento y espero que tu también contento/a.

Y si no estás del todo contento/a, tranquilo/a, que ahora mismo viene la Eurocopa, y volverá a recorrer por tus venas una buena dosis de orgullo patrio, y eso sí es verdad que es mano de santo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

orlando -

genial artículo...lo ha hecho el mismo del de la caca en las playas???o como quiera que se diga en plan culto jejeje. Pero lo mejor de tal arranque de alegria es que tanta felicidad sólo ha costado casi 30 millones de euros...que sumados a los 370 millones de euros de los gastos ocasionados por la guerra del Golfo(de Aznar y Bush) sólo dan un puñado de horas de telebasura y supuesto entretenimiento real(¿será esto lo que llaman un "REALiti chow"?). Genial alterna unos articulos y otros....es mas sano y te desahogas

Miguel_AG -

Jose, creo que te tomaste demasiado en serio aquello de que pasaras un poco de tus ratas de laboratorio y miraras hacia otros lados...

Bromas aparte: Muy divertido el artículo!!!!!!!!!!!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres