Blogia
Trapera

¿ES REIMPLANTABLE EL DEDO DE DIOS?

(Por el Profesor Ruano)

 

Debo reconocer que no estoy en forma. Últimamente voy siempre en dirección prohibida. No sintonizo. Podría coger la calle de en medio o, al menos, intentarlo. ¿Usted qué opina?

A Dios se le fracturó (pensando bien) el dedo índice de Risco Partido, nombre primigenio, poco usado excepto en la cartografía, como podemos observar en el Gran Atlas de Canarias, de Editorial Interinsular Canaria, 1ª edición: julio 1997, pág. 150, Escala 1/50.000. Recuerdo que al recibir el volumen del G.A.de C., volumen por otra parte muy interesante, hablé telefónicamente con los responsables de la edición para indicarles un pequeño error observado por  mí en el trazado de la Carretera del Centro en Gran Canaria, entre los km. 1 y 6 aproximadamente, desde la capital a Tafira Baja. Luego pasamos a comentar la doble denominación del singular y atractivo roque de Agaete y decía mi interlocutor: -“Somos los primeros que editamos un mapa de El Dedo de Dios con su verdadero nombre: Roque Partido”. Bien está lo que está bien; pero mejor lo que está muy bien, o sea, completo; sin embargo resulta que ni en los mapas ni en el Índice de Topónimos del G.A. de C. aparece el nombre de raigambre popular por el que, desde su creación por Domingo E. Doreste, Fray Lesco, se conoce el roque marino de Agaete: El Dedo de Dios.

Agreguemos a lo dicho, y sin que adjudiquemos relación de concausa alguna, que hemos leído en la revista de Iberia “Ronda magazine” (a la que, por cierto, le observamos un Sumario muy deficiente e ilustraciones confusas en las que Canarias aparece enmarcada sobre Argelia), correspondiente al mes de abril de 2005, pág. 160, el siguiente texto: “Impresionante paisaje de El Dedo de Dios en el Parque Nacional de las Cañadas del Teide (Tenerife)”; como fondo una magnífica foto de la costa norte de Gran Canaria y, sobresaliendo de forma destacada sobre las montañas (muy buena foto, sin duda), El Dedo de Dios. Magnífico gol el que tuvo que encajar don Fernando Conte, Presidente del Grupo Iberia, endilgado por el Grupo Zeta. Para ser sinceros, la revista cumplió: en el número siguiente, en mayo, la también pág. 160 aclaraba el motivo de la ¿errata? con las siguientes palabras: “La confusión y posterior errata se deben a un cambio de fotografía: en un primer momento la imagen escogida correspondía al conocido como Dedo de Dios situado en el Parque Nacional de las Cañadas del Teide, en Tenerife...”, bla, bla, bla. ¡Magnífico despeje a córner y segundo gol encajado por don Fernando!, pues en las susodichas Cañadas no existe ningún roque que se denomine así. Existen, sí, varios roques denominados los Roques de García, y que sepamos García aún no es dios. ¡Vamos!, que querían hacernos comulgar con ruedas de molino.

Quien hace una hace ciento. Y si no, comprueben cómo la isla de San Borondón ha cambiado su ubicación, al igual que el Dedo de Dios, que ahora existe sólo en las Cañadas del Teide, conforme Grupo Zeta scripsit. Es lo que en política se denomina una muerte oportuna. ¿No les parece una coña? Como decíamos, la isla de San Borondón ha pasado por obra y gracia del Servicio de Cartografía tinerfeño a situación septentrional, pues con motivo de las mediciones de las microislas subterráneas, en torno a Tenerife, para evaluar el crecimiento volcánico submarino, les han dado nombre a tales protuberancias y a una de ellas la bautizaron con el nombre de San Borondón. O sea, todo para mí por si acaso. Dentro de unos lustros, al leer la geografía de Canarias, aprenderemos que la Ignota se halla al norte de Anaga (no al oeste, donde siempre fue románticamente ubicada) y el Dedo de Dios (por su número, más bien las manos), en las Cañadas. En Gran Canaria complacencia y en Tenerife, gloria. Amén.

Situada ya la mediata razón de este escrito, pasemos a ocuparnos de la sustancia.. Procuraré ser breve.. Con motivo del paso de la tormenta Delta por Canarias. La parte más alta y débil de El Dedo de Dios, en Agaete, norte de la isla de Gran Canaria, se desprendió de raíz, hundiéndose en la escasa profundidad marina. El desconsolador evento afecta al sentimiento de todos los grancanari@s, mayormente a los habitantes de aquel municipio, y a muchos turistas canarios y foráneos que en su viaje por mar se deleitaban a la vista del emergente roque marinovolcánico.

Con posterioridad al triste suceso, hemos oído y leído muchos comentarios a favor y en contra de su reposición: que si la Naturaleza, que si la carestía, que si es materia muerta, que si representa la esencia de lo grancanario....Yo me pregunto si los que se oponen a su recuperación les han preguntado a los agaetenses lo que opinan sobre este delicado asunto. Por supuesto que todas las razones son intelectualmente respetables. Intentaré que mi opinión sea lo más objetiva y acertada posible.

Dejar que las cosas naturales queden como Natura las hizo es lo más sencillo, sobre todo si afecta a las obras realizadas por la mano del hombre. Si la barranquera destrozó el puente de Palo (Palastro) o el de Piedra (de Verdugo), en la capital grancanaria, dejémoslos como Natura quiso, pero eso será muy incómodo para trianeros y veguetenses. Seguramente el aciago día que la capital grancanaria se vea desbordada desde el norte por un temporal con fuerte reboso, perderemos la “barra” de la playa de Las Canteras; pero como, según cierto profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la barrera natural tiende a desgastarse por la acción abrasiva marina, hay que dejar que Natura realice su tarea. La mano del hombre no debe prevenir su desaparición. ¿Hay quién dé más? Bueno, siempre habrá quien diga que primero hay que atender a los enfermos de cáncer y a los hambrientos de Tercer Mundo. ¡Claro que hay que buscar soluciones a estos problemas. Pero ¿qué tiene que ver el rabo para correr?  Dentro de unos pocos años nadie se acordará de la tormenta Delta 2005, pues entre tanto se habrán sucedido otras Delta dos mil Equis, “Y” griega y Zeta, y hasta es posible que los últimos habitantes del planeta Tierra se hayan residenciado en alguna luna de Marte; pero si no se repone el dedito divino hecho pedazos, Agaete, Gran Canaria y Canarias entera habrán perdido un atractivo visual, apreciado por tod@s (incluido el turismo, que algunas perritas deja), y ya nunca podrá decirse: “Si viajas a  Gran Canaria por Agaete, observa El Dedo de Dios”. ¡Ojito! ¡Sí, ojito, o nos la darán con queso!, porque o mucho me equivoco o esta pérdida les importa bien poco a nuestros hermanos insulares no grancanarios, así como a las compañías de transporte trans, inter y extrainsular  ¿Cuál es el problema? ¿Dinero? Si los pobres organismos oficiales de la ínsula grancanaria o del Gobierno de Canarias o del Estado español o de la UNESCO no tienen suficiente, estoy seguro de que las empresas receptoras de la RIC o bien otras empresas y ciudadanos aportarían conforme a sus posibilidades, al menos una vez, para contribuir a la recuperación del monolito aerosubmarino.

Que nunca más se diga que Gran Canaria es el nirvana aplatanado. A por todas... y nuestros nietos estarán orgullosos de sus antepasados. De otra forma, por muy cosmopolitas y universales que nos consideremos, sólo somos unos ilusos insulares,  insolidarios con nuestros hermanos de Agaete y con nosotros mismos. No olvidemos que la caridad empieza por uno mismo. La dignidad no es prerrogativa de los héroes. La  autoestima también es importante  en la tareas más sencillas del quehacer cotidiano.   

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

8 comentarios

Profesor Ruano-2 -

Al igual que usted, yo también dudo del altruismo empresarial, salvando algún caso aislado atribuible a un especial afecto. Es preferible la participación general del pueblo (incluidos, modestamente, empresarios con lazos afectivos), aportación que será completada por la vinculación de los distintos gobiernos canarios. Pero que su restauración sea pagada a la empresa que realice la obra.
Como comprenderá, apreciado Andrés, mi adjetivación de "insolidarios" no tiene ninguna aplicación concreta ni práctica. Es más bien la expresión de un sentimiento: no deseo que la sangre llegue al río, perdón, al barranco. Un abrazo.

Profesor Ruano-1 -

Estimado Andrés, gracias por introducir un poco de humor en un asunto ya de por sí desconsolador, aunque no sea tanto por la rotura de la insigne roca (algo arreglable) como, a mi entender, por el desapego que he observado en una encuesta del que un medio informativo nos hizo partícipes. Esto me recuerda el derecho a la autodeterminación: si el día que los kanakas (o canarios o...) participen en el referéndum, votan conjuntamente los franceses (o españoles o...) del resto del mundo, tengo la impresión de que los neocaledonianos (o...) perderán por minoría abrumadoramente absoluta. De igual manera, tengo la impresión de que el 99% de las personas participantes en el test, que votaron en contra de la restauración, no son agaetenses --o culetos, como ud. dice, adjetivo pseudogentilicio usado, creo, con gran afecto.

Andrés 4 -

Finalizando: y volviendo al comentario inicial acerca de la insolidaridad. Yo soy un gran aficionado a nuestra U.D. Las Palmas. Sin ánimo de mezclar churros con plátanos y aún a sabiendas que posiblemente lo esté haciendo: yo soy una de esas voces que mantiene que este equipo es un icono de esta isla, es un sentimiento, es un símbolo..... Ya se que puedo estar exagerando, que es una sociedad anónima, una empresa, simplemente un equipo de fútbol o que me he dejado llevar por el pan y circo de nuestros tiempos (el fútbol se ha convertido en uno de los opios del pueblo para desviar nuestra atención). Muchas voces se han manifestado a favor de que el equipo desapareciera, lo dejasen morir, crear o apostar por otro equipo que nos representara, etc... Como os imaginais estoy en total desacuerdo con estas opiniones por lo que representa, significa y \\\\\\\"me remueve\\\\\\\" este bendito club. Querido profesor Ruano, a pesar de todo lo expuesto no se me pasaría por la cabeza tachar de insolidarios a los que no comparten este sentimiento conmigo así como tampoco lo haría con los que no apuesten de forma decidida por reimplantar el Dedo de Dios. Un abrazo y gracias porque su artículo me ha generado un ratito de reflexión y debate interno que quería compartir contigo y con todos los lectores de Trapera.

Andrés 3 -

De todas maneras, que sea el propio pueblo el que decida me parece lo más oportuno siempre y cuando nos den toda la información completa y no sesguen la que no les interese. Asimismo, que nos expliquen las diferentes alternativas que se pueden realizar, presupuestos de cada una de ellas (y que no se disparen cuando se ejecuten - algo muy habitual en mis queridas Canarias. recuerdos más cercanos: Estadio de Gran Canaria y Auditorio de Tenerife por poner dos ejemplos recientes, pros y contras de cada propuesta, etc...

Andres 2 -

Ya se han ofrecido muchas voces tanto a nivel local, penínsular e, incluso, extranjero para rehabilitar el roque. Sinceramente, dudo de la vena altruista y desinteresada que no están vendiendo. \"Nadie da un duro por cuatro pesetas\" es una frase que se podría aplicar en este caso. Por no hablar del gasto económico que puede suponer hacer una replica (y no es demagogia barata). No sé, tengo mis dudas al respecto. A unos pocos metros han realizado unas piscinas naturales que no han terminado de acondicionar (vestuarios, baños, accesos...). Se me ocurre que una décima parte de la supuesta inversión mencionada se destine a rematar esta obra para disfrute de todos los habitantes de Agaete y de todos los visitantes de ese municipio sea cual sea su procedencia.

Andres -

Ahora hablando en serio. No termino de entender porque hablas de insolidaridad con los vecinos de Agaete y con nosotros mismos. Supongo que te refieres a los que opinamos que el Roque se quede tal y como está en la actualidad. Es probable que mi vinculación afectiva con dicho roque no sea muy grande. Posiblemente lo que representa para mi la playa de Las Canteras (y su barra natural que mencionas en tu artículo) tenga similitud con la vinculación que pueda sentir un culeto/a por el Dedo de Dios. En todo caso, que sea el prpopio pueblo el que decida que alternativa realizar de todas las que se han manifestado en las últimas semanas.Lo que temo es que la restauración del monolito se convierta en negocio para unos cuantos.

Andrés -

Más coña a cuenta del Roque Partido (y esto no es parte de la coña: recuerden que es su nombre real). ¿Donde está el famoso dedo? Lo tiene Zerolo (se rumorea que dentro de poco saldrá del armario). Saludos

Julio A. García -

Son muchos los palos que el Sr.Ruano toca. A saber: el geográfico, el político, el sentimental. el cultural, el económico...
Y es que todos son uno y trino. Todas estas razones son contemplables y ninguna debe ser despreciada.
Sobre el error de localización, no creo que sea mano negra alguna; sino que se debe a que en Madrid algún joven y becado periodista, en su ignorancia, no ve más allá que la identifición de Canarias como Tenerife (ya se sabe que de lejos nos viene aquello de \\\"Tenerife y sus seis satélites\\\" de la Sra. Olivia Stone; las razones de esta identificación darían, sin duda, para otro artículo.
Yo diría que dejáramos pasar un tiempo, que, como sabemos, todo lo pone en su sitio, pero claro, esto tiene un doble peligro: el olvido y la indiferencia.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres