Blogia
Trapera

Pensemos sobre algunas consignas electorales

(por Philippe Tacoronte)

Estamos convencidos: una palabra vale más que mil imágenes. Para que la imagen haga pensar, dé que pensar, debe ser traducida a palabras y conceptos… Pero no por ello se detiene ahí la reflexión.
Es sorprendente todo lo que guardan y condensan los lemas electorales de los principales partidos que concurren en las próximas elecciones. En cada frase está latiendo toda una inmensa red de referencias que se activa consciente y sobre todo inconscientemente. Veamos con cierto detalle algunas, ¿a dónde nos llevará?
Primero, la del civilizado Partido Popular: “Juntos vamos a más”. En esa sola frase puede reconocerse, en negativo, todo el panorama político del estado español. ¿Que exageramos? Esperen. Toda afirmación, sabe desde hace tiempo la interpretación literaria, se hace en referencia a una pregunta o contraposición precedente. El PP afirma en la consigna el hecho de “marchar”, de estar “juntos” precisamente porque desde varios frentes, en la península, sobre todo, se está poniendo en duda la pervivencia de la idea de España. Los nacionalismos vasco y catalán están desestabilizando las bases y el sentido del patriotismo de derechas que en realidad no sabe sobre qué se sustenta (¿sobre la barbarie de los Reyes Católicos o sobre la Constitución que negaban hace unas décadas?) Así que, como subrayaban ya algunos del PP, la cohesión del Estado-Idea tendría que ser la piedra de toque de la campaña. Pero no se nos dice por qué. Qué origen valdría la piensa ahí mantener. ¿No será permitido al menos preguntar?
Fijémonos en otro detalle de la frase, ese adverbio de cantidad: “más”. Eso es, lo que importa es siempre el criterio de cantidad, también por supuesto subliminalmente: “tener más”. Habría que ponerlo en relación con un cartel publicitario que fustigó a los habitantes de Las Palmas hasta hace poco: “Compra más para vivir mejor”, donde la bondad y el sentido de la propia existencia son equiparados con un aumento de la cantidad de bienes de consumo.
El lema del PP conecta y reafirma la imposición que siempre fue España. No, señores, lean la historia: Canarias nunca estuvo “junto” a o incluida en la Idea de destino en lo universal. No hay riesgo de separación porque siempre estuvimos separados. Quizá hace cincuenta años comenzaron a cambiar las cosas, pero lea, lea usted a Viera y Clavijo y verá que aquí el único compañero era el mar (por él llegaban libros prohibidos en francés para unos pocos ilustrados y se iban la mayoría como emigrantes no precisamente en la dirección de ese “juntos” y ese “más”).
La consigna del PSOE hay que entenderla en clara dialéctica con la de PP. Se corresponden y se atraen. Ambos están de acuerdo en las bases, en la integridad espiritual e ideal del Estado: “Merecemos una España mejor” nos dice con una sonrisa Zapatero. ¿Quién lo merece, cuáles son sus méritos? La estrategia es la misma que la del PP. Frente al miedo cerril a las fuerzas centrífugas, se reafirma la unidad, esta vez con el término “España” sin importar herir sensibilidades. Se convierte en un valor a defender. ¿Nos imaginamos un partido francés o alemán haciendo campaña por la integridad del propio ser nacional? (Bueno, ahí esta el ejemplo de Le Pen…, pero, ya se sabe, hay excepciones que no confirman, sino descubren la naturaleza de la regla. No se interprete, por favor, que tratamos de hacer ninguna comparación, ¡Dios nos libre!). Observemos el matiz del “mejor” frente al “más” del PP. He ahí la diferencia, como la del policía bueno y el policía malo. El PSOE aparece más humanizado, alude a lo “cualitativo” frente a la brutal cuantificación de la vida, propia de los partidos de derechas. Pero eso es todo. En un matiz formal se resuelve, en síntesis de PP y PSOE, la sutil y sólo aparente diferencia.
Atención, toca el turno a nuestra aguerrida Coalición Canaria: “Tu voz en Madrid”. Aquí se me acaba la ironía, si es que fui capaz de alguna. Qué tristeza infinita, como decía Alonso Quesada. Así queda reducido el nacionalismo canario, la canariedad misma, a ir a Madrid, y venir con los bolsillos llenos para la burguesía insular que no ha cambiado desde León y Castillo, perdón, desde José Carlos Mauricio. Eso es todo: “nosotros somos los que vamos a Madrid y sacamos la pasta, señores”, he ahí una fiel traducción. ¿No late ahí el complejo de inferioridad del canario? No podemos valernos por nosotros mismos, de lo que se trata es de ser rápidos ahora que en la corte hay río revuelto y se pueden sacar las redes llenas. Es muy similar a la postura de un criado que, viendo cómo se desmorona la casa y a su amo postrado en cama y amenazando a todos con la cárcel, se lanzase temeroso a la caja fuerte para salir corriendo.
No seremos tan desesperanzados, aunque no olvidemos el testimonio de Walter Benjamin: “Sólo no es dada la esperanza por los desesperados”. Y ahí, aunque sea sólo simbólicamente, hemos visto aproximarse, desde el horizonte, con un aire silencioso de alzados resistentes, unos cuantos que responden por Alternativa Popular Canaria y dicen recordar otros que se llamaron Unión del Pueblo Canario, destruidos por el espectro de León y Castillo también, no, perdón…habrá que llorar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

seguros -

EMPATE TÉCNICO PP PSOE
Según un reciente sondeo del Instituto NOXA nos encontramos con un empate técnico entre los dos principales partidos nacionales.

Los datos más relevantes nos dicen que el PP ha mejorado notablemente el número de apoyos entre los electores, según los votos obtenidos en 2004, además de demostrar el Partido Popular una fidelidad de voto muy alta, puesto que el 90% de los que votaron al partido en 2004 volverán a hacerlo, dato muy bueno y excepcional para un partido en oposición de “primera legislatura”. Sin embargo, uno de cada diez electores socialistas votaría ahora a Mariano Rajoy, además quedando claro por todos los estudios de sociología electoral, que como mínimo 1.000.000 de votantes socialistas en 2004, se desmovilizarán y no irán a votar. Y es que es muy relevante tener en cuenta, que la movilización del electorado para ambos partidos, durante toda la campaña electoral, y también la precampaña, ya iniciada, será una pieza clave en el resultado electoral, de unas elecciones que se apunta para el 9 de marzo, puesto que el Presidente andaluz Manuel Chaves ya ha decidido ponerlas en esa fecha, y no tendría ningún sentido que las generales fueran otro día, pudiendo además originar descoordinación política, y la tradición viene marcando que se celebren el mismo día como viene ocurriendo desde el 3 de marzo de 1996.
En cuanto a la movilización de afiliados y simpatizantes, ha quedado claro que son los populares los que llevan la ventaja, y es que recientemente en la Feria de Muestras de Valencia, han conseguido en un acto multitudinario acto, de la proclamación de Rajoy como candidato al Palacio de la Moncloa, reunir a la no despreciable cifra para un acto de precampaña, de 15.000 presentes. También será clave la Convención que se celebrará los días 16 17 y 18 de noviembre en Madrid, en la que los populares postularán sus alternativas y programas para un futuro gobierno.

Carlos Menéndez
http://www.segurosmagazine.es
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres